El guardameta del Mallorca, Aouate, durante la concentración del equipo en Holanda.

4

Acasi dos mil kilómetros de Palma, Pierre Webó continúa recibiendo muestras de cariño de sus compañeros. Los futbolistas del Mallorca, inmersos en la fase más farragosa de su trabajo estival, tampoco pierden de vista lo que ocurre estos días en los alrededores de Son Moix y cuando se les pregunta sobre la situación del camerunés no titubean. Entienden a las dos partes, apuestan por el diálogo y reclaman una solución rápida, pero lo que más sobresale de su discurso es un cargamento de cariño hacia el camerunés. En esa misma línea se expresa Dudu Aouate, uno de los tipos con mayor influencia del vestuario, que recuerda que si por él fuera, el delantero estaría siempre a su costado. «Es un íntimo amigo y como jugador le quiero conmigo en la plantilla. Ha demostrado que cuando sale al campo deja todos los problemas fuera y siempre da la cara. Si el club me preguntase, le diría que quiero que esté siempre conmigo», dice.
De puertas hacia afuera, todo apunta a que Webó apura sus últimos días como jugador del Mallorca. Sin embargo, esa percepción cambia de manera radical en el interior de la caseta, donde nadie quiere despedirse del africano. Ni Laudrup, ni sus futbolistas más importantes. «Hablo mucho con él», reitera Aouate. «Anteayer lo hicimos y espero que el tema se resuelva rápido. Como amigo y compañero suyo espero que se quede porque es un jugador importantísimo, siempre lo ha sido. Por eso las dos partes tienen que hablar y llegar a un acuerdo».
Aouate es uno de los jugadores a los que más han afectado los cambios del plantel. Germán Lux ha dejado el club y eso supone que deberá competir por la titularidad con uno de los refuerzos: Calatayud. «Si el club lo ha fichado es porque tiene buenas condiciones y experiencia. La competencia siempre es buena y en todos los años que llevo jugando, tanto en Israel como en España, siempre la he tenido. Es algo que no me da miedo», asegura. En cambio, se niega a medir las diferencias entre el meta saliente y el entrante. «El Mallorca valora a ambos y yo no tengo que hacerlo. Si han decidido traer a otro portero, lo recibo con los brazos abiertos. Juan está entrenando muy bien y lo conozco. Pero lo importante es que todos trabajemos para el club», matiza.
Guía
Además de lo que le toca personalmente, otro de los fichajes lleva su sello: Tomer Hemed. Avaló en su día la incorporación y ahora ejerce de guía del atacante. «Aparte de ser un buen futbolista es una persona muy inteligente», comenta. «La gente le está ayudando mucho y está muy a gusto y contento. No esperaba adaptarse tan rápido».
El portero considera que «el equipo está trabajando muy bien y es importante que hayan venido refuerzos porque será una temporada larga y dura», antes de subrayar la verdadera preocupación de la campaña señalando incluso a los más jóvenes: «La meta es lograr la permanencia lo antes posible y no acabar como el año pasado. Para los jóvenes el segundo año es importante para coger confianza y más responsabilidad. En ese sentido, lo veo mejor que el año pasado».