Las regatistas Marina Gallego y Fátima Reyes. | Redacción Digital

0

La vela balear está muy cerca de cubrir un vacío olímpico de dieciséis años. Desde que Pepote Ballester -junto a Fernando León- compitiera en Tornado en Sydney 2000, defendiendo el oro logrado cuatro años antes en Atlanta, las islas no han tenido a ningún regatista en las posteriores ediciones de los Juegos: Atenas, Pekín y Londres.

Una vacante surgida en la Copa del Mundo de Melbourne, prueba clasificatoria en Oceanía para Río 2016, abre las puertas al 470 Femenino de cara a los Juegos del próximo verano. Y en esa clase, la mallorquina Marina Gallego (CN Sa Ràpita) y la murciana, aunque residente en la isla, Fátima Reyes (CN s’Arenal), lograron la décima plaza en el pasado Mundial de Haifa (Israel) y con ello el primer puesto de reserva para España en la clase 470 Femenina, una de las pocas que le quedan a nuestro país por clasificar.

A falta de confirmación oficial por parte de la ISAF, el hecho de que no se haya presentado un tercer país que no sea Australia o Nueva Zelanda en Melbourne, deja libre una plaza por Oceanía, que pasaría al primer país reserva. En este caso, tras el Mundial, España.

Gallego y Reyes son la tripulación de referencia nacional en 470 Femenino, disputando la Medal Race en Haifa 2015.
El Sofía, clasificatorio para Río 2016 en Europa y África, pero especialmente el Europeo de s’Arenal y el Mundial de Argentina, dictarán sentencia.