Luis Salom conduce su moto en el circuito de Le Mans. | Reuters

0

El piloto español de Moto3 Luis Salom (KTM) se ha mostrado satisfecho tras cruzar la meta tercero en el Gran Premio de Francia, disputado este domingo sobre el circuito de Le Mans, desvelando que corrió «infiltrado» en su mano, por lo que «la tercera posición no sabe mal».

«Me he tenido que infiltrar la mano porque tenía mucho dolor, es la misma que me operé en 2011. Por eso, para ser un mal fin de semana, la tercera posición no sabe mal», aseguró Salom ante las cámaras de Telecinco.

Además, el mallorquín reconoció que se equivocaron al elegir el neumático pensando que la carrera sería en mojado. «Me ha costado al principio entrar en la carrera hasta que he conseguido calentarme un poco. Estaba cerca de la cabeza pero hemos cometido un error en el 'setting' trasero, era demasiado blando, más para una carrera en mojado», dijo.

«No esperábamos un ritmo tan alto, he terminado con el neumático trasero destrozado. Acabo de ver el de Maverick y está mucho mejor. Es una pena porque lo he intentado hasta las últimas vueltas pero no he podido hacer más», continuó explicando el piloto.

Por ello, Salom indicó que prefirió guardar la tercera posición y no arriesgar por subir un cajón más en el podio. «He intentado adelantar a Rins pero era un riesgo. No quería caerme y tirar la carrera. También tenía miedo a embestir a Rins porque el adelantamiento era al límite», concluyó.