Rudy Fernández, durante el calientamiento del partido frente a los Estados Unidos. | ALBERTO NEVADO

0

Lejos queda aquel verano de 2004. Aquel partido en Son Moix y ante Croacia que servía a Rudy Fernández (Palma, 1985) como estreno con la selección española absoluta de baloncesto. Iba camino de sus primeros Juegos, los de Atenas, y todo el mundo ya le colocaba en la NBA, a la que daría el salto tras Pekín 2008.

El próximo lunes, en Saitama, en el escenario de uno de sus mayores logros (el Mundial de 2006), el exterior formado en Sant Josep Obrer se dispondrá a acceder por la puerta grande a la leyenda del deporte olímpico balear... Y del baloncesto. Ante los anfitriones, Japón, Rudy se convertirá en el segundo isleño en alcanzar la cifra de cinco Juegos Olímpicos como participante.

Con su estreno en Tokio 2020, completará su colección iniciada en Atenas 2004, y que tuvo continuidad en forma de medallas en Pekín 2008 (plata), Londres 2012 (plata) y Río 2016 (bronce). En Saitama perseguirán otro oro como aquel de hace quince años, pero esta vez el más preciado y que pondría el colofón a una generación irrepetible: el título olímpico.

Rudy igualará de esta manera la marca del tirador mallorquín Joan Seguí Picornell, que compitió en las pruebas de pistola en Montreal 76, Moscú 80, Los Ángeles 84 (logró su mejor resultado, décimo), Seúl 88 y Barcelona 92. Con cinco participaciones quedarán ya Seguí y Rudy, dejando con cuatro al doble campeón y plata olímpica en ciclismo en pista, Joan Llaneras (Atlanta 96, Sydney 2000, Atenas 20004 y Pekín 2008).

Pero, además de atrapar en el histórico balear a Seguí, Rudy entrará por la puerta grande en Tokio 2020 en la leyenda del baloncesto olímpico mundial. Con cinco participaciones, marca que también alcanzará Pau Gasol, se situará a la altura de su amigo Juan Carlos Navarro (de Sydney a Río) y de leyendas del calado del brasileño Oscar Schmidt (80, 84, 88, 92 y 96), máximo anotador histórico del torneo olímpico de baloncesto masculino.
El alero australiano Andrew Gaze (de 1984 a 2000) y el puertorriqueño Teófilo Cruz (de 1960 a 1976) forman parte también de este selecto club al que además de Rudy y Pau Gasol, en Tokio se unirá el argentino Luis Scola, con idéntico recorrido que ambos, pero con el oro en Atenas 2004 como factor diferencial. Eso sí, los únicos de estos 7 elegidos con tres medallas son Navarro, Pau y Rudy.

«Es algo increíble», reconocía el propio Rudy. «No podía imaginarlo cuando empecé y es algo que me hace sentirme más orgulloso de esta selección y todos mis compañeros», añade el jugador del Real Madrid, quien recuerda especialmente su estreno en 2004, «porque además de lo que supuso por ser mi debut, tuve la oportunidad de compartir la experiencia con mi hermana Marta», que participó con la selección femenina en Atenas, siendo también diploma. Y espera «poder lograr una nueva medalla en Tokio, la cuarta, que serviría para refrendar el buen trabajo que hace el baloncesto español», aseguraba el capitán de 'La Familia', como es conocido el equipo que dirige Sergio Scariolo.

Cinco Juegos y dos récords para añadir al palmarés del mejor baloncestista balear de todos los tiempos. Y con París 2024 a tres años...