Imagen de Pep Sansó durante la asamblea de la Federació de Futbol de les Illes Balears celebrada este sábado en el Palau de Congressos de Palma. | Pilar Pellicer

0

Pep Sansó Nicolau (Palma, 29-10-1965) asume el relevo de Miquel Bestard al frente de la Federació de Futbol de les Illes Baleares (FFIB) hasta la convocatoria de unas nuevas elecciones que tendrían lugar en 2024. El director nacional de la Escuela de Entrenadores de la RFEF y miembro de la comisión de entrenadores de la UEFA dirigirá la territorial tras ejercer durante años de mano derecha del hasta ahora máximo dirigente tras forjarse una carrera como uno de los grandes estudioso de la pizarra de Baleares.

En los banquillos ha sido uno de los nombres propios del Archipiélago, aunque su nombre empezó a sonar con fuerza como una figura destacada en otro deporte. Fue en el billar donde Pep Sansó llegó a ser uno de los mejores jugadores de las Islas y que le llevó a participar en varios Campeonatos de España. Sin embargo, su implicación como entrenador en las categorías inferiores del San Francisco le hicieron dejar la mesa para aplicarse por completo a la pizarra y a los banquillos desde la etapa de la formación. Era un estudioso del billar y su capacidad analítica la trasladó al fútbol, con el que también sacó a relucir su capacidad comunicativa colaborando con diversos medios de comunicación como analista.

Noticias relacionadas

Tras ocho años en las filas del San Francisco y enrolarse en La Salle dos campañas, Pep Sansó dio el salto a Tercera División a mediados de los noventa. En el Campos, donde pasó cerca de una década, sacó a relucir su potencial y llevó al equipo a afianzarse entre la élite del panorama regional. Regresó al San Francisco para liderar el proyecto que situó a los colegiales en la División de Honor juvenil en 2003 y en la que dirigió varias campañas. Serra Ferrer lo reclutó para hacerse cargo las categorías inferiores del Real Mallorca y en la campaña 2012-13 se hizo cargo del Atlético Baleares en Segunda División en la que fue su última aventura.

Afable, cercano, trabajador, conocedor de todos los entresijos del fútbol, su trayectoria en la Federación Balear arrancó en 1996 cuando Miquel Bestard se hizo cargo del Comité de Entrenadores y él entró en la Escuela de Entrenadores. Formó parte de la primera directiva del dirigente bunyolí en 2004 y ha alternado sus funciones en la territorial con sus diferentes etapas en los despachos o los banquillos. Fue en 2018 cuando fue designado como nuevo director de la Escuela Nacional de Entrenadores. Entre la numerosas responsabilidades está la de convocar y desarrollar los cursos de entrenador, expedir los diplomas de entrenador profesional de fútbol y fútbol sala, así como, en su caso, los diplomas básico y avanzado de fútbol y fútbol sala. De la misma forma también expedía los diplomas y Licencias UEFA B, UEFA A y UEFA PRO de fútbol, así como otras que en su momento puedan establecerse por organismos como la FIFA y la UEFA, donde ingresó en 2019 como miembro de la comisión de entrenadores de la UEFA. Ahora le llega el reto de dirigir los pasos de la FFIB.