Imágenes de la tangana. | FFIB

11

Lo que prometía ser una bonita final para lograr un ascenso de categoría quedó manchada por el comportamiento de algunas personas. El pasado domingo el Sant Jordi lograba por primera vez en su historia ascender a Tercera División después de ganar en casa al Cardassar (2-1). La tensión propia de un partido de estas características se podía observar sobre el terreno de juego en los minutos finales, pero fue en la última jugada cuando empezaron los actos violentos. Una falta de un jugador del Cardassar fue el detonante de toda la tangana que terminó con el árbitro pitando el final del partido y los aficionados del Sant Jordi invadiendo el campo para celebrar el ascenso.

La primera agresión llega por parte de un jugador del Cardassar, que suelta un manotazo a un rival. El árbitro observa la acción y lo expulsa. A partir de allí se suceden los empujones, agarrones de cuello e incluso algún intento de puñetazo. Ante el inicio de la tangana y estando ya en el tiempo de descuento el árbitro da por finalizado el partido.

Con el partido finalizado y los aficionados del Sant Jordi sobre el terreno de juego, un aficionado del conjunto palmesano, que llevaba un rato increpando a los rivales e intentando zafarse de una mujer que le aguantaba, salta al campo y agrede a un jugador del Cardassar.

El Sant Jordi, en un comunicado, lamenta la actitud de parte de las dos aficiones al finalizar el partido y añade que han decidido expulsar y prohibir la entrada al joven del público que agredió a un rival. El Cardassar, por el momento, no ha hecho declaraciones al respecto.