Los jugadores del Iberojet Palma posan sobre el parquet de Son Moix. | Pere Bota

0

El Iberojet Palma y la afición mallorquina tienen licencia para soñar. Se lo han ganado. El camino hacia la Liga ACB inicia este viernes su tramo más decisivo en el fortín de Son Moix (21:30 horas), que espera su primer lleno de la temporada en el inicio de la serie de cuartos de final que medirá a los de Félix Alonso con un Covirán Granada que en su primera temporada en la LEB Oro se ha ganado un hueco entre los ocho elegidos que peleará por seguir los pasos del ya ascendido Betis.

El primer asalto de un apasionante cruce comparece para marcar tendencia sin apenas tiempo para dejar de pensar en el segundo (domingo, 17 horas), antes de que la serie viaje hasta Granada con buena parte de su senda ya recorrida.

La fiabilidad del Iberojet Palma ante su hinchada -no ha perdido en el Palau en toda la segunda vuelta- y la madurez y seguridad que transmiten los hombres de Félix Alonso, que amontona ocho victorias consecutivas en el tramo final de la liga regular para acabar en su mejor clasificación histórica (3º) y con el mayor número de triunfos para un equipo isleño (22). Esa colección de méritos les ha dado el factor pista en el cruce que otorga un billete para la Final a Cuatro, que tanto Ciutat como Bilbao optarán a organizar.

En las manos del Iberojet Palma está la posibilidad de acabar con la maldición que persigue a los equipos mallorquines en las series de ascenso desde que se creó la LEB Oro. Ni Bàsquet Inca, ni Palma Aqua Mágica ni el Palma Air Europa lograron jamás avanzar ronda, en algunos casos con el factor cancha a su favor incluso. Esa cuenta pendiente y la posibilidad de seguir luchando por ser el primer equipo mallorquín en hollar la ACB son dos alicientes añadidos para el vestuario.

Noticias relacionadas

Alonso podrá disponer de todo su arsenal, a excepción del lesionado Mikel Motos, que se perderá lo que queda de temporada. Carles Bivià llegará a tiempo para encarar el estreno de una serie que les medirá con uno de los equipos que más le han tomado la medida al Iberojet.

Los números del Covirán Granada les sitúan muy cerca de los palmesanos. Referentes en el rebote dentro de la categoría y con un balance de 20-14, los hombres de Juan Pablo Pin exhibieron su mejor repertorio en el partido de liga regular en Son Moix (60-78), aunque en el Palacio de los Deportes cayeron (82-84) en la intentona de levantar un duelo que los de Alonso dominaron con autoridad, pero que se complicaron para tirar de oficio en el tramo final.

Con el alta de Alo Marín, el Covirán Granada tendrá esta noche sobre la pista a toda su amplia plantilla. Un bloque 100% nacional en el que la experiencia de Guille Rubio, la dirección de Josep Pérez y Carlos Corts, la mano de Joan Pardina y el acento mallorquín de David Iriarte son algunos de los argumentos para plantar cara a un Iberojet Palma lanzado en Son Moix y que no quiere dejar pasar la oportunidad de hacer algo más grande todavía, de que esta historia tenga un final feliz.