Panorámica de Son Moix durante un partido de la LEB Oro. | T. Ayuga

2

El Iberojet Palma aspira a que Son Moix sea el escenario en el que se decida la única plaza de ascenso a la ACB que queda por decidir. El club que preside Guillem Boscana trabajará a contrarreloj durante las próximas 48 horas para poder confeccionar y presentar ante la Federación Española de Baloncesto (FEB) un proyecto de candidatura para que el Palau d’Esports acoja la Final Four de la Liga LEB Oro 2018/19 los días 1 y 2 de junio.

A expensas de medirse al Covirán Granada en el playoff de cuartos de final tras su victoria ante el TAU Castelló en la última jornada de la liga regular, y con el factor pista a favor, la entidad de Ciutat ha activado toda su maquinaria administrativa y burocrátiva para poder llevar a buen puerto una iniciativa que deja claras las intenciones del club.

El próximo martes, a las 12 horas, expira el plazo para la presentación de candidaturas. Palma, de la mano del Iberojet y su equipo directivo, ha dado un paso al frente y ha hecho saber su interés incluso a los gestores de la FEB y de la Federació de Bàsquet de les Illes Balears (FBIB), que conocen los planes trazados desde Mallorca.

Eso sí, otras ciudades se plantean albergar la competición y ser competencia directa de Palma y del Iberojet. Bilbao, Oviedo, e incluso Fuenlabrada, que no cuenta con equipo en la LEB Oro, estarían interesadas en unirse a la puja, cuyo desenlace se conocerá una vez acabados los cruces de cuartos de final, cuando ya se conozcan los nombres de los cuatro equipos que se habrán clasificado para la Final Four, un formato de competición que se estrena esta temporada.

El pliego de condiciones planteado por la FEB a los posibles organizadores ha generado enorme revuelo por la singularidad de algunas de las peticiones realizadas desde la institución. Entre otras cosas, se exige la contratación de un seguro de responsabilidad civil que cubra un mínimo de 100 mil euros, además de hacerse cargo de diferentes gastos logísticos. Igualmente, se deberán reservar las habitaciones para los equipos -que abonarán sus gastos- y asumir el coste y reserva de 40 habitaciones individuales en hotel de cuatro estrellas en régimen de pensión complieta. Además, la FEB recibiría el 60% de la taquilla, siendo el 40% restante para el organizador, que deberá contar con un pabellón que garantice un aforo mínimo de 5.000 localidades.

Sabedor de que resulta imposible cumplir con esta última condición (Son Moix tiene un tope de 4.292 localidades), el Iberojet Palma da forma a una candidatura que ha encontrado el apoyo de su principal patrocinador, en la persona de Gabriel Subías, a la hora de intentar conseguir esas plazas hoteleras. Se mantendrán contactos con las instituciones para tratar la disponibilidad del Palau y con el Palma Futsal ante una posible coincidencia con sus enfrentamientos de playoff por el título de la Primera División.

De la misma manera, ConectaBalear sería el proveedor técnico y el Palma plantearía a la FEB permutar el orden inicial del reparto de la taquilla. Un aspecto importante que quedará plasmado en la propuesta que prepara el club isleño será la opción de retirarse de la puja por la Final Four en caso de no clasificarse. En cuestión de horas puede quedar todo cerrado y Palma ser así aspirante oficial.