Álex Hernández (derecha) intenta penetrar ante la defensa de Víctor Serrano. | M.A. BORRAS

4

El Iberojet Palma se levantó y lo hizo cuando peor pintaban las cosas. Un Cáceres letal desde más allá de 6’75 tuvo en su mano una victoria que pudo dejar escapar el equipo de Félix Alonso, pero que se quedó en Son Moix tras una prórroga en la que los extremeños se hundieron (82-74). Dos tiros libres anotados por Fran Guerra cuando faltaban 89 centésimas y un último tiro errado al límite por Rakocevic generaron un desenlace que acabó siendo positivo para un Iberojet que suma su cuarto triunfo, coge aire antes de visitar Palencia y encadena su segundo triunfo seguido en un Palau que sufrió. Demasiado.

Un triple de Gilbert abrió un partido que se complicó desde el momento en el que el Cáceres acribilló a triples (8 de 13 al descanso) a un Iberojet sin capacidad de respuesta (1 de 10) y que fue demasiado endeble en defensa. El equipo de Ñete Bohigas encontró tiros cómodos y no los desaprovechó.


El músculo de Uclés, el regreso de un enorme Fran Guerra y la batuta de un Álex Hernández que sigue creciendo fueron las guías de un Iberojet que tuvo momentos de colapso camino del descanso (22-34, m. 15). Guerra y Hernández maquillaron el electrónico para alcanzar el ecuador no muy lejos de un adversario crecido (34-42).


Respondió con tres triples de salida el Cáceres (39-51). Entonces, emergió la primera unidad del Iberojet. Bivià, Álex Hernández, Gilbert, Barber y Guerra se echaron el equipo a las espaldas para cerrar el tercer cuarto con todo por decidir (55-55, m. 30).


La racha siguió y el Iberojet completó un parcial de 25-2 que les puso once arriba (66-55, m.33). De nuevo respondió a ritmo de triples -cuatro- un Cáceres que le dio la vuelta al partido (68-69). El peor momento del Palma le impidió cerrar el partido y Corrales puso el 69-71 a poco más de 4 segundos. A Fran Guerra no le tembló la muñeca y anotó dos tiros libres que señalaron el camino de la prórroga (71-71). Allí fue un vendaval el Iberojet. Bivià, con un triple, y Gilbert ejecutaron al Cáceres (82-74) y el Palma respiró.