Fran Guerra intenta superar la defensa de Busquets y Parra. | Pilar Pellicer

1

El Iberojet Palma se dio un respiro. La peor semana acabó con una victoria tan necesaria como vital. Para romper la peor dinámica del curso y dar una tregua tras unos días duros para el club. El Prat fue un rival demasiado endeble (99-70), más tras perder por lesión a Pep Ortega. Eso sí, el conjunto de Félix Alonso salió con la lección aprendida. La tercera victoria era una exigencia, y más en Son Moix y frente al colista, que fue arrollado por un Iberojet que salió enchufado. Los isleños se mostraron intensos atrás, dominaron el rebote (41 a 19), estuvieron acertados desde el perímetro (11 triples) y aprovecharon sus superioridad en la pintura para sacar fuera al Prat, limitado a la puntería de Blanch desde más allá de 6’75 en los primeros diez minutos. Un tramo del partido que lo decidió. Un parcial de 30-9, con un Álex Hernández y un Bivià enormes al mando, Guerra marcando su terreno y Uclés y Gilbert sumando a nivel físico y anotador, dejó liquidado el duelo en sus primeros compases.

La del Iberojet fue una versión diametralmente opuesta a la de Araberri. El nivel de intensidad fue notable, dejando sin capacidad de respuesta a un Prat cuyas tímidas apariciones (los triples de Blanch, Busquets o Gluditis) eran respondidas de inmediato por los de Alonso.

Carente de recursos en su juego interior, el Prat abrió las puertas de la zona a Jeanne, Uclés, Guerra, y especialmente a un Barber que se creció -fue el máximo anotador, con 17 puntos-. El 56-34 del descanso anticipó una segunda parte en la que el Iberojet Palma se limitó a aguantar su importante renta. Sin bajar la guardia ni permitir que se acercaran los catalanes, que encaraban los últimos diez minutos sin opciones ya (78-51, min. 30).

Sobró el cuarto final, en el que el Iberojet, en especial Barber, se cebó con un rival perdido, fuera del partido. Eso lo aprovecharon los de Ciutat para deleitar a una afición que siete días atrás sufría desde su localidad. Las rentas eran ya sonrojantes (máxima de 36, 92-56, min. 36). Alonso dio minutos a Biel Serra y cumplió. También el Iberojet, coge aire (99-70).