El delantero del Atlético Baleares Dioni Villalba dispara durante el partido disputado ante el Logroñés en el Estadi Balear. | ATB

Con el margen de error estrechándose, el Atlético Baleares recibe este domingo (12:00/IB3) al Barcelona Atlètic en busca de tres puntos que alivien su maltrecho casillero y refuercen su dañada moral tras enlazar tres derrotas consecutivas y acumular seis jornadas sin ganar. El conjunto blanquiazul aspira a recuperar la sonrisa y elevar el crédito de Jordi Roger tras una semana convulsa en la que el presidente Ingo Volckmann le ha mostrado su apoyo a pesar de las críticas de un entorno que ya manifestó su malestar.

Noticias relacionadas

El partido cobra forma de plebiscito para el técnico balearico, que ha confesado sentirse con más fuerza que nunca tras comprobar las prestaciones de la plantilla en El Collao y la confianza que le han transmitido los responsables de la entidad. El último encuentro en casa se saldó con sonido de viento desde la grada, a la que el preparador blanquiazul ha pedido apoyo y paciencia hasta el pitido final para expresarse.

Sin Lucas de Vega, Jesús Álvaro y David Navarro, el ATB se exige elevar el nivel defensivo y su fortaleza mental para aumentar sus opciones de atrapar un resultado positivo y para despojarse de la ansiedad que amenaza con atenazar aún más su juego. En definitiva, los balearicos buscan un partido completo ante un adversario de entidad que ha arrancado con fuerza a pesar de su último revés.
La buena noticia para el Atlético Baleares es que Rafa Márquez pierde a jugadores muy importantes por la convocatoria del primer equipo azulgrana, que ha citado, entre otros, al guardameta Arnau Tenas, Pablo Torre, Casadó y el mallorquín Chadi Riad.