El capitán del Atlético Baleares, Guillem Vallori, gesticula durante un entrenamiento del equipo en Son Malferit. | ATB

2

Cuatro victorias en cinco partidos del Atlético Baleares son «el inicio soñado» para el capitán blanquiazul, Guillem Vallori, que valorar el buen arranque balearico pese a ser una temporada marcada por los cambios. El central mallorquín, que vuelve a ser indiscutible para Manix Mandiola, advierte de la necesidad de mantener la misma línea de competitividad del pasado curso y no bajar la guardia en el duelo de este domingo (12:00) ante el Coruxo.

«Sabíamos que el inicio sería complicado, pero la integración rápida de los nuevos en el grupo más los quenos habíamos quedado en la plantilla y el trabajo del míster, ha sido un inicio de liga soñado. No sumamos en Majadahonda y eso que hicimos méritos para lograr algún punto», ha analizado Vallori, que a sus 37 años vive su cuarta temporada en el club ejerciendo las funciones de capitán.

En lo personal también ha resultado un comienzo positivo al ver como el grupo respondía a las expectativas que se habían generado. «Ha habido muchos cambios este año, de plantilla, de grupo, de estadio, ahora llevo el brazalete? y siempre piensas y si arrancamos mal? pero el inicio ha sido mejor de lo que todos imaginábamos. Supercontento por lo que puedo aportar y para mí es muy especial esta temporada por ser capitán en la vuelta al Estadi Balear», ha reflexionado.

El regreso al Estadi Balear ha sido recibido de buen gusto por el capitán balearico, aunque también ha hecho especial hincapié en la importancia que tiene el hecho de que los aficionados se sietan cómodos en el regreso a casa. «Ya no es sólo como te sientes si no como se siente la gente. Ves que la afición se siente a gusto en su casa, notas que van pronto al campo para coger su sitio asignado, que nadie le quitará, es una combinación de sentirse a gusto como jugador en césped natural y la grada. Es una mezcla de todo este año», ha opinado.

Para Guillem Vallori son varios los factores que influyen en el crecimiento que ha experimentado el Atlético Baleares y que le ha llevado a ser uno de los equipos importantes de la categoría de bronce. «Nos hemos ganado un respeto en el grupo tercero y ahora poco a poco en el I. La figura de Manix es clave, nos salvó y ahora se da la continuidad en el grupo pese a solo seguir seis jugadores. Vestuario, cuerpo técnico y respeto que nos hemos ganado hace que hayan salido estos números También la suerte, porque en Pontevedra nos hubiéramos ido contentos con un punto», ha argumentado.

De cara al próximo compromiso ante el Coruxo el defensa mallorquín ha resaltado que la línea a seguir es la del pasado curso de respetar a cualquier rival y competir al máximo. «Lo aprendimos el año pasado y no se puede menospreciar a ningún rival por nombre o clasificación, cualquiera te puede pintar la cara. El Coruxo empezó con dos derrotas pero ya tiene 7 puntos y empató con el Ibiza, así que vendrá a competir y hay que tener mucho cuidado. Hay que olvidarse de la clasificación y competir el partido», ha enfatizado.