Los alimentos ricos en vitamina C disminuyen la ansiedad. | Pexels - Nataliya Vaitkevich

¿Qué es el síndrome postvacacional? ¿Cómo se reconoce? ¿Cuáles son sus causas y los síntomas para reconocerlo? ¿Hay alguna relación entre sufrir este síndrome y el hecho de no estar contentos con nuestra vida, nuestra rutina, nuestro entorno? ¿Hay personas más expuestas a padecer este síndrome? ¿Es más probable sufrir síndrome postvacacional después de unas vacaciones largas o de unas vacaciones cortas? Juvenal Ornelas, psicólogo de Mundopsicologos.com, da unos consejos alimentarios para superar el síndrome postvacacional, y también unos trucos para que la vuelta de las vacaciones sea más agradable y para aprender a disfrutar también de la rutina.

¿Qué es el síndrome postvacacional? ¿Cómo se reconoce? Causas y síntomas

«Se trata de un trastorno adaptativo tanto mental como físico que se produce después de un periodo de vacaciones fundamental. Es un volver a la rutina, despertarse en horario laboral, comer en horario oficina, etc. Como todo, necesita una reeducación mental y sobre todo física porque es tu cuerpo quien más ha desconectado gracias al descanso y nada de estrés. Se reconoce fácilmente y se caracteriza por los siguientes síntomas: sentimientos negativos y bajo estado de ánimo, ansiedad, falta de energía y ganas, sentimientos de nostalgia por los lugares y momentos vividos, y cansancio continuo. Los que mejor lo gestionan son los niños con la vuelta al cole. Debemos enfocarnos desde nuestra posición de adultos como es, nuestra 'vuelta al cole' y a ver a los compañeros, sin drama, sin presión y sobre todo sin anticipación. Su duración media es de 7 días, y lo suele presentar el 40% de los trabajadores en España», declara el psicólogo Juvenal Ornelas.

¿Si tengo síndrome postvacacional podría ser que no estoy contento con mi vida, mi rutina, mi entorno?

«El síndrome no tiene nada relacionado con insatisfacción por tu vida, simplemente se dan condiciones de descanso que nos hace cambiar de hábitos. Puede gustarte mucho tu trabajo pero debes tener periodos de desconectar, no todo es trabajar y en estos casos la gestión debe ser me lo merezco y volveré con más ganas a aquello que me apasiona», explica Ornelas.

¿Hay personas más expuestas a padecer este síndrome? ¿Es más probable sufrir síndrome postvacacional después de unas vacaciones largas o de unas vacaciones cortas?

«Nos sucede por igual a todas las personas. No existe un diferenciador claro ni por sexo, clase social, o edad. Nos pasa a todos en un grado más o menos parecido. Sí existe correlación clara en cuanto a tiempo, a mayor duración de las vacaciones más dura será la vuelta al trabajo, si nos vamos un mes completo nuestra mente y cuerpo se ha acoplado a la buena vida y la rutina posterior será más dura. Si las vacaciones las ponemos en un contexto más corto o escapadas de días sueltos nuestra rutina será más efectiva y los cambios no sufrirán tanto. Se trata de desconectar y disfrutar y cada uno de nosotros sabemos cuánto tiempo necesitamos, porque si nos pasamos de días comienza la ansiedad, el miedo o la relación familiar comienza a tener problemas», sigue el psicólogo.

Consejos alimentarios para superar el síndrome postvacacional

Comer bien y de forma sana es muy importante. Los alimentos ricos en nutrientes pueden ayudar a superar el síndrome postvacacional:

  • Contra el cansancio suele ser muy efectivo alimentos ricos en potasio como el aguacate o el plátano. Otro grupo de alimentos que nos dará más energía pueden ser los frutos secos, chocolate negro, semillas de chía, los huevos y la miel, nos pueden ayudar en estos primeros momentos postvacaciones.

  • Para combatir la apatía y la desgana, podemos tomar leche, cereales integrales, cacao y nueces, que son ricos en triptófano, un aminoácido esencial para elevar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad.

  • Por último, para dormir mejor después de las vacaciones, la melatonina nos ayuda a tener mejor calidad de sueño, esto lo podemos encontrar en tomates, cerezas, arroz y nueces.

  • Mención aparte estaría la vitamina C. Los famosos jugos de naranja naturales, nos darán un aporte importante de antioxidante para disminuir la ansiedad.

Técnicas y trucos para que la vuelta de las vacaciones sea más agradable y para aprender a disfrutar también de la rutina

Cuando hablamos de vuelta a la rutina, tenemos que pensar en que el cambio es muy fuerte. Por eso, está bien prepararse con actitud positiva, tiempo y descansando todo lo que se pueda durante las vacaciones.

  • Tener una actitud positiva. Te mereces las vacaciones y has trabajado para ellas, pero hay que comprender que debes estar viviendo ese momento sin más. Con la familia, los amigos, solo o en pareja. Es fundamental captar toda la energía de estos días para que cuando vuelvas a tu rutina te sientas positivo y listo para planificar la siguiente escapada, como meta o reto.

  • Volver de vacaciones unos días antes de la vuelta al trabajo, estás unos días ordenando, organizando todo y poniéndote al día en tu casa para volver al trabajo. Al no hacerlo, y pasando directamente de las vacaciones al curro, el cambio es muy brusco.

  • Dormir adecuadamente durante las vacaciones, que el agotamiento sea el aliado perfecto, que se han realizado tantas cosas que llegas a la cama rendido. No se duerme por dormir se duerme para descansar. Esto ayuda a la hora de la vuelta a la rutina porque sabemos que nuestra actividad cotidiana no exige tanto ritmo.