«Existía evidencia de que el alcohol se asocia con el cáncer de mama, aunque no tanta sobre su efecto en las diferentes fases de la vida». | Pixabay

1

El alcohol está asociado a un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama, especialmente el que se consume durante la adolescencia, según un subanálisis del estudio epidemiológico EpiGEICAM, llevado a cabo por investigadores del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), del CIBERESP, de la Universidad Autónoma de Madrid y el grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, y financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

Así consta en los resultados que acaban de publicarse en la revista British Journal of Cancer. En este sentido Marina Pollán, directora del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, co-coordinadora del Grupo de Trabajo de GEICAM de Tratamientos Preventivos, Epidemiología y Cáncer Heredofamiliar y miembro de la Junta Directiva de GEICAM, explica que «existía evidencia de que el alcohol se asocia con el cáncer de mama, aunque no tanta sobre su efecto en las diferentes fases de la vida, y aquí precisamente está la novedad de este estudio, que analiza la trayectoria del consumo de alcohol a lo largo de toda la vida, con una metodología que permite combinar la información de las pacientes en su adolescencia, juventud y madurez».

El objetivo de este nuevo análisis del estudio EpiGEICAM, que ha contado con la participación de investigadores de 23 hospitales de 9 Comunidades Autónomas, fue comparar la influencia del consumo de alcohol a lo largo de las distintas etapas de la vida de dos cohortes de mujeres. De las 2.034 participantes en el estudio (la mitad de ellas aproximadamente sin cáncer de mama, cohorte de controles), el 77,6 % había consumido alcohol a lo largo de su vida en diferente grado.

Se identificaron cuatro trayectorias de consumo de alcohol: la primera (45 %), compuesta por mujeres con bajo consumo de alcohol (menos de 5 g/día) a lo largo de su vida; la segunda (33 %), por aquellas que gradualmente pasaron de un consumo bajo de alcohol en la adolescencia a un consumo moderado en la edad adulta (entre 5 y 15 g/día); en el tercer grupo (16 %) pasaron de un consumo moderado en la adolescencia a un menor consumo en la edad adulta y, en el cuarto grupo (6 %), de un consumo moderado en la adolescencia al mayor consumo en la edad adulta (más de 15 g/día). En adolescentes, el consumo de alcohol duplica el riesgo.

Miguel Martín, presidente de Geicam, añade que «EpiGEICAM es uno de los mayores estudios epidemiológicos en cáncer de mama realizados en España y nos aporta claves cruciales para entender la relación entre el estilo de vida y el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Este estudio es un buen ejemplo del valor de la colaboración multinstitucional y multidisciplinar en la generación de conocimiento relevante como resultado de la investigación en salud».

Los resultados de esta investigación revelan que, a mayor consumo de alcohol acumulado a lo largo de la vida, mayor riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres posmenopáusicas, algo que ya se conocía pero que es interesante constatar.

Además, de los datos se desprende que en las mujeres con un consumo de alcohol moderado en la adolescencia y con un mayor consumo en la edad adulta «se duplica el riesgo de cáncer de mama en comparación con aquellas mujeres con bajo consumo de alcohol a lo largo de su vida», señala la doctora Pollán.

Asimismo, la asociación entre el consumo de alcohol y el riesgo de desarrollar un cáncer de mama, sobre todo el consumo durante la adolescencia, «tiene una explicación biológica porque ese es el periodo de tiempo en el que se está desarrollando la glándula mamaria».