Los premiados junto con las autoridades del Ajuntament d'Alcúdia y miembros de la Associació de Periodistes i Escriptors Gastronòmics de Balears, este sábado en Alcúdia. | Lola Olmo

La Associació de Periodistes i Escriptors Gastronòmics de les Illes Balears (APEGIB) ha entregado este sábado en el marco de la Fira d'Alcúdia, que se celebra este fin de semana, sus Premis Gastronòmics de Mallorca, con la colaboración del Ajuntament d'Alcúdia. Se trata de las distinciones con las que la prensa gastronómica balear reconoce la labor de cocineros, restaurantes y productores que han destacado durante el año anterior.

El Premi Crítica Gastronòmica 2021 ha sido para Guillem Méndez, chef del restaurante El Olivo (Deià), de quien se ha destacado su cocina honesta, con el producto de Mallorca como pilar pero sin renunciar a ingredientes de otras latitudes que destaquen por su excelencia. Atento a las nuevas técnicas y elaboraciones, con un estilo clásico y elegante que lo convierten en uno de los cocineros de referencia de Mallorca. El presidente de la Associació de Periodistes i Escriptors Gastronòmics de Balears, Bep Allès, ha entregado su diploma al chef solleric.

Guillem Méndez y Bep Allès.

Noticias relacionadas

La APEGIB también ha querido tener un reconocimiento especial para la trayectoria del cocinero Gérard Tétard, quien siendo muy joven, en una Mallorca muy distinta a la actual y sin hablar apenas español y nada de mallorquín, se puso al frente del restaurante Ses Rotges de Cala Rajada. Solo tres años después, recibía la primera estrella Michelin jamás otorgada a un restaurante de Mallorca.

Bàrbara Rebassa y Gérard Tétard

Finalmente, el Celler Can Ripoll de Inca ha sido distinguido con el Premi Caty Juan de Corral 2021, que lleva el nombre de la presidenta de honor de la asociación y que premia, especialmente, a aquellos locales que han destacado por la preservación de la cocina de mallorquina en el más alto nivel. La familia Gual, que regenta Can Ripoll desde 1969, sin duda lo ha hecho. Son famosas sus porcelles, las sopes mallorquines, carxofes arrebossades, llom amb col, tumbet ... e incluso paellas, si la clientela lo requiere. Siempre cocina de temporada con producto local. Joan Gual y Catalina Gomila tomaron las riendas del negocio el año que el hombre pisaba la Luna, pero la historia del local se remonta a 1768, cuando era un celler de vino, como cuentan las enormes bota de madera que aún se conservan en su interior. Actualmente son los hijos del matrimonio, Joan Miquel, Biel y Antònia, quienes están al frente del Celler Can Ripoll, y ya se prepara una tercera generación con Joan Gual en la cocina. Catalina Gomila y su hija Antònia recibieron el diploma de manos del alcalde de Alcúdia, Domingo Bonnín.

Domingo Bonnín, con Catalina Gomila y Antònia Gual, de Can Ripoll.