Un rincón de relax exterior

| Palma |

Valorar:
preload
Una terraza es suficiente para disfrutar de un pequeño rincón paradisíaco, aislado del resto.

Una terraza es suficiente para disfrutar de un pequeño rincón paradisíaco, aislado del resto.

R.D.

La mayoría miramos de reojo y con cierto pellizco de envidia a aquellos que tienen a su disposición un gran jardín o una casa con acceso a la playa, porque esos espacios proporcionan horas de placer y relax durante la temporada cálida. Para descansar, leer, conversar tranquilamente con algún amigo o familiar, meditar o simplemente disfrutar del dolce far niente tan apetecible.

Está claro que esos privilegiados que cuentan con grandes espacios exteriores lo tienen más fácil a la hora de crear rincones deliciosos con la ambientación que deseen, sea tropical, exótica, asiática, minimalista, contemporánea... todos los estilos son válidos si satisfacen el gusto y las necesidades de quienes los van a utilizar. Pese a ello, con otras dimensiones, casi todas las viviendas pueden llegar a contar con un pequeño rincón relajante donde dedicarse a mimarse a uno mismo aunque sólo sea durante unos minutos.

Un porche, una terraza, la azotea, un balcón o incluso la zona más soleada de una habitación nos pueden servir para montar un espacio de descanso. Bastará una silla, mecedora, tumbona o hamaca cómoda, alguna planta que nos aporte frescor y verdor, unos cojines de colores y algún elemento de mimbre o cualquier fibra natural que nos haga sentir que estamos en contacto con la naturaleza. Puede ser una alfombra, un puf, una mesita auxiliar o una lámpara. Esto y una buena lectura obrarán el milagro.

En climas cálidos una buena idea es recrear el ambiente desértico con cactus y cañizos.

Aquí se ha aprovechado un desnivel del jardín para llenarlo de vegetación y crear un rincón íntimo.

Las zonas del jardín con vegetación y juegos de sol y sombra son perfectos para crear rincones de espíritu asiático.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.