El hijo de Isabel Pantoja entrará al 'reality' para realizar una sesión de DJ para las concursantes.

0

La relación entre Kiko Rivera y Mediaset es una montaña rusa. La cadena, de servir de altavoz para que el DJ mostrara sus desavenencias legales y personales con su madre, pasó a ser una especie de enemiga, según él, durante el distanciamiento con su prima y la boda, y también sumaron a este problema los rumores de infidelidad. Pero parece que han firmado la paz, presumiblemente a golpe de talonario.

La pena por la muerte de su abuela, momento que sirvió para vivir un acercamiento a Isabel Pantoja y perdonarle los problemas judiciales que tenían, solo fue interrumpida por los compromisos laborales que tenía el marido de Irene Rosales. Sus conciertos, sesiones de DJ y nuevos temas han sido los proyectos que ha tenido entre manos Kiko Rivera, y parece que en esta apretada agenda se ha podido colar Telecinco.

El hijo de la tonadillera ha firmado la paz con la cadena hasta el punto de que va a trabajar en ella, pues va a entrar en Secret Story. Pero no lo hará en calidad de concursante, sino que acudirá a la casa para hacer una sesión de DJ y llevar su música dentro para que los habitantes bailen y se olviden de los malos rollos que tienen, que no son pocos.

Por tanto, la gala de este jueves será de lo más especial, pues no solo se conocerá quién es el expulsado, entre Adara y los Gemeliers, sino que se revelará cómo será la esperada repesca. Y a esto, ahora se suma la participación de Kiko Rivera. ¿Se cruzará con Jorge Javier Vázquez, con el que tiene buena relación a pesar de ser el presentador del programa al que tanto ha criticado?