Previous Next
0

Los jardines del Museo de Artes Decorativas acogieron el concierto íntimo de Biel Durán Moonlight. Los guitarristas Jorge Espejo y José Cortés interpretron varios temas para dar paso a Biel Durán.

Numeroso público rodeó el escenario y muy cerca de él pudieron contemplar sus manos danzando sobre las teclas con el virtuosismo que le caracteriza, la perfección en la ejecución y su expresión al interpretar piezas que sugerían su requiebro. Los temas clásicos derivaban en alma de jazz. Y es que su juego de sonidos y texturas, entre las candilejas y la luz de su inseparable lámpara, daban como resultado una nueva amalgama de sensaciones que invadían al artista y al espectador. Durán ofreció su concierto acompañado en algún tema por Kiko Carmona, a la batería y cajón. Cerró el concierto la jovencísima pianista Arlet Torres, que no dejó a nadie indiferente.