El pasado 2 de diciembre, el auditorio del colegio Madre Alberta se llenó con los acordes de Jenkins, Bertók, Monti y Anglada Simfònic de la mano de más de 50 intérpretes entre los que estaba Jaume Anglada. Todo ello para recaudar fondos para la ONG Casas Esperanza, en Nicaragua.