David y Monma: «Para ser feliz en esta vida nunca tenemos que olvidarnos de ese niño que llevamos dentro»

| | Eivissa |

Valorar:
preload
Los niños que llevan dentro. David (izquierda) y Monma (derecha) se lo pasaron en grande subidos en los distintos columpios del parque que hay la plaza de Antoni Albert i Nieto de Vila. La sesión de fotos para Arguiñe Escandón fue divertidísima. Foto: ARGUIÑE ESCANDÓN

Los niños que llevan dentro. David (izquierda) y Monma (derecha) se lo pasaron en grande subidos en los distintos columpios del parque que hay la plaza de Antoni Albert i Nieto de Vila. La sesión de fotos para Arguiñe Escandón fue divertidísima. Foto: ARGUIÑE ESCANDÓN

28-02-2016

Este ejemplar de Sardinas Negras es especial puesto que será la primera vez que nuestros aspirantes son dos. Aunque, pensándolo bien, realmente David y Monma, Monma y David son casi uno. Esta pareja de clowns y cuentacuentos se conocieron hace muchos años en un espectáculo de magia y desde entonces casi se han vuelto inseparables. Pasaron por la prestigiosa escuela de Eric de Bont en Eivissa, antes que el holandés dejara nuestra isla después de 18 años de trabajo rumbo a Menorca, y luego por Clownidoscopio. Finalmente, su tesón, su buen hacer, su ingenio y sus ganas de arrancar siempre una sonrisa a todos los que se cruzan por su camino, les permitió seguir adelante con sus proyectos y ahora se han convertido en un referente en Eivissa y Formentera.

David Novell, nacido en Madrid el 4 de octubre de 1974, vivió parte de su infancia en Eivissa y por ello, tras pasar por distintos avatares de la vida, decidió regresar para iniciar un proyecto de vida. Aquí ha tenido dos hijas, Senda y Maya, y se ha convertido en un polifacético artista que tan pronto pinta como escribe. Mientras, Monma, nació el 14 de julio de 1987 en un pueblecito de Lleida llamado Torrebous. Tras ser un pequeño revoltoso e inquieto que siempre que podía se perdía por Las Ramblas de Barcelona decidió convertirse en actor a pesar de que su familia no acabara de entender porque tenía que dejar su magnífica relación con los estudios.

Al final la vida les unió y su relación profesional y personal no ha parado de crecer y sus espectáculos, en particular, Frágil, ya han traspasado las fronteras de Eivissa. Sin ir más lejos, hoy, a las 19.00 horas, se representa en el Teatre Sans de Palma.

Como no podía ser de otra manera ambos protagonistas nos esperan tras una de sus sesiones de cuentacuentos del mundo en el colegio Sa Graduada de Vila. Están vestidos en tonos marrones, David con chaquetón largo y sombrero y Monma con una camisa blanca y un pañuelo y un fajín rojo, y en sus caras no falta un toque de maquillaje, aunque el madrileño tiene algún que otro problema con su bigotillo pintado. Una vez superados los contratiempos, pasan con nota la entrevista y posan como los dos niños grandes que son en un parque cercano. Una sesión de fotos inolvidable, como lo será este primer Sardinas Negras que hacemos de manera conjunta a dos personas. Un dos en uno. David y Monma.

—¿Cuántas veces os han confundido o pensaban que erais uno solo?

—(risas). Muchas la verdad. De hecho hay mucha gente que se piensa que David es el nombre y Monma el apellido y que sólo somos uno. Y ahora menos, porque ya nos conocen más, pero antes había veces que se quedaban sorprendidos al ver que luego aparecíamos dos en el escenario.

—¿Quién es quien? ¿Nos pueden hacer un pequeño resumen?

David Novell. Por supuesto. Yo nací en Madrid pero desde los 3 a los 8 años viví en Eivissa. Luego tras muchos años decidí volver porque seguía enamorado de esta tierra y aquí, poco a poco, me fui desarrollando como persona, formé una familia y puse en marcha mi faceta profesional.

Monma. Yo nací hace 28 años en un pueblo de Lleida llamado Torrebous y desde pequeño siempre me gustaba mostrarme y contar pequeñas mentiras e historias para que mis amigos se ríeran. Llevaba el ser actor en la sangre. De hecho, cuando paseaba con mis padres por Las Ramblas de Barcelona me perdía para ir a escuchar a los músicos o los actores ambulantes que contaban sus historias a pie de calle.

—¿Y cómo decidieron dedicarse a esto?

DN. - Porque siempre me gustó mucho el mundo del clown y cuando llegué a Eivissa descubrí que era el lugar ideal para sacar mi niño interior.

M. - A mí era un mundo que siempre me atrajo. Tenía la suerte de tener cerca Tárrega, la ciudad donde se celebra el prestigioso Festival de Teatro y siempre iba a verlo con mi padre porque quería ser como aquellos actores. Luego, con 20 años decidí estudiar para ello y tras dos años dando tumbos acabé en Eivissa.

—Una curiosidad. ¿De dónde viene el nombre de Monma?

M. - Realmente me llamo Ramón María Mingot Garreta. Mi padre quería ese nombre y mi madre prefería en cambio el de Guillem y después de mucho discutir mi hermana dijo que me podían poner Ramón María y acortarlo para que fuera Monma. Y así me quedé. Todo el mundo me conoce así y además está chulo como nombre artístico (risas).

—¿Y cómo se conocieron? Parece que están juntos desde toda la vida...

DN. - Fue hace ocho años en una de las ediciones del Festival Magic Clown que se celebraba en Sant Josep. Un mago nos subió al escenario como voluntarios para un número y tras aguantar un limón y bailar una extraña danza de la lluvia, el flechazo casi fue instantáneo.

—Luego estudiaron juntos con Eric de Bont y fundaron Clownidoscopio... Sin embargo, son los únicos que quedan de aquel proyecto. ¿Son unos supervivientes?

DN. - Aquello fue en 2008 pero por temas de la crisis aquel grupo que llegamos a formar 14 personas se acabó disolviendo. Unos fueron para Catalunya, otros para Francia, otros para Granada y al final aquí seguimos nosotros inasequibles al desaliento. Afortunadamente nuestra carrera no ha parado de crecer.

—Han apostado por el clown. ¿Qué tiene el clown que lo hace tan especial?

M. Que se atreve a fracasar y a mostrar el fracaso tal y como es.

DN. Estoy de acuerdo. En tiempos que corren donde el éxito es tan importante, el demostrar con transparencia que se puede fracasar en esta vida hace que al clown se le coja cariño. No es tanto su capacidad para hacer reír sino para despertar ternura.

—Pero no resulta nada fácil actuar como lo hacen ustedes...

M. (risas). Gracias. La clave  está en no esconder nuestros miedos y mostrar sin prejuicios nuestro lado más vulnerable.

—Lo hacen con sentido del humor. ¿El sentido del humor es básico para salir adelante en nuestro día a día?

DN. (risas). Por supuesto. Es básico para ser feliz y no ser cenizo. También es muy importante nunca olvidarse del niño que llevamos dentro y eso nosotros lo hemos conseguido.

—¿Esa filosofía también la trasladan al escenario?

DN. (risas). Claro. Una de las claves de nuestro «supuesto éxito» es que nos lo pasamos genial cuando actuamos. Al final somos dos grandes amigos que disfrutan de su labor profesional. Y eso es básico.

—Pero me imagino que no sólo será subirse a un escenario y actuar. Viendo por ejemplo su obra Frágil... uno se da cuenta de la preparación que lleva...

DN. La verdad que lleva mucho trabajo. Con esta obra llevamos más de un año trabajando y además, cada día añadimos algo nuevo para que siga creciendo y mejorando.

M. - Y eso por no hablar de los trabajos que tenemos que hacer nosotros mismos de administración, ventas, publicidad... Al final somos sólo dos para algo que está creciendo como la espuma (risas)

—¿Y los cuentos? ¿De dónde los sacan para que sean tan educativos?

M. Es una mezcla de todo. Pero no es demasiado difícil ni nosotros tampoco innovamos tanto porque realmente los cuentos siempre se han empleado para transmitir valores y contestar preguntas. Lo único que nosotros hacemos de diferente es ir adaptándolos a los tiempos que corren.

—¿Cómo se hace para enganchar a un niño actual con un cuento cuando sólo ven móviles y táblets?

M. (risas) Demostrándoles que es algo que está vivo y eso al final les encanta. Es como cuando descubren que un pollo no es eso que venden en una bandeja deshuesado en el supermercado.

DN. - (risas) También ayuda ponerse a su nivel. Mirarles a los ojos, y decirles, «si si, se que estoy haciendo el ridículo con este sombrero pero voy a conseguir que te rías con lo que te voy a contar».

—¿Cuáles son sus cuentos preferidos?

DN. Mi madre me decía que me encantaba el de las siete cabritas y el lobo.

M. A mí el de Ali Baba y los Cuarenta Ladrones. Pero ahora creo que me gusta mucho El niño que llora, un cuento africano que tiene un gran mensaje.

—Hablando de mensajes... ¿Cuándo van a volver a Cuba después del éxito de su última vez?

DN. - (risas) Fue increíble. Ver la sonrisa de aquellos niños... Por nosotros volveríamos mañana mismo e incluso teníamos pensado volver en marzo pero el éxito de Frágil nos lo ha impedido. Desgraciadamente tendremos que esperar a que nuestro pequeño bebé sea algo más grande y pueda caminar solo.

E L   T E S T   -   D A V I D       N O V E L L

Un libro

El nombre del viento de Patrick Rothfuss

Una película

Bergman de Jane Mag- nusson y Hynek Pallas

Una serie

True Detective

Un cantante o un grupo

La banda islandesa Sigur Rós

Un color

Amarillo

Un plato de cocina

Cus Cus

Un deporte

Baloncesto

Un lugar de la isla donde perderse

Sa Caleta

Un viaje que nunca olvidará

México

Una manía

El perfeccionismo

Un defecto

No saber desconectar

Una virtud

El perfeccionistmo

Un sueño por cumplir

Exponer algun dia mis cuadros en alguna galería de arte

Alguien a quien admire

Mis hijas

E L   T E S T -   M O N M A

Un libro

El nombre del viento de Patrick Rothfuss

Una película

Mr. Nobody. Una película belga de ciencia ficción dirigida por Jaco Van Dormael y protagonizada por Jared Leto, Diane Kruger y Sarah Polley

Una serie

La memòria dels Cargols. Una serie catalana sobre la historia de Catalunya a través de una familia

Un cantante o un grupo

The Cinematic Orchestra

Un color

Azul

Un plato de cocina

Paella

Un deporte

Correr o caminar

Un lugar de la isla donde perderse

La sierra de Morna

Un viaje que nunca olvidará

México y Guatemala

Una manía

Ir siempre con mi botella de agua caliente

Un defecto

La rigidez

Una virtud

La observación

Un sueño por cumplir

Tener mi espacio artístico donde crear mis productos

Alguien a quien admire

A mi padre

LA PREGUNTA

-Tengo entendido que les han llamado de Dinamarca…

-Sí. Increíble. Nos han llamado para participar junto a otras seis compañías, otra española, La Rous Teatro y nosotros, en el festival del teatro infantil más importante del mundo que se celebra en Copenhague. No sabemos mucho más, solo que formaremos parte de un proyecto internacional que va a ser muy importante.


Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.