El arresto fue practicado por agentes del Grupo de Robos y de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional. | Redacción Sucesos

Agentes del Grupo de Robos de la Policía Nacional han detenido a un peligroso menor, fugado del centro de Es Pinaret, y que ejercía de cabecilla de una banda juvenil dedicada al robo con fuerza en establecimientos llegando a perpetrar hasta once robos con fuerza. El adolescente, de 16 años y un amplio historial delictivo a sus espaldas, se encontraba en paradero desconocido y había conseguido eludir los diferentes controles policiales. Durante esta segunda fase de la operación, también se procedió al arresto de otro joven implicado en los robos. La banda en cuestión, era conocida popularmente como ‘el cartel de Son Gotleu’. De hecho, ellos mismos, tenían un grupo de Instagram con ese nombre.

Peligrosos

Son jóvenes, pero estaban sobradamente preparados para delinquir. Para ello, los peligrosos delincuentes no dudaban en sustraer vehículos para poder desplazarse y eludir así ser arrestados. El Grupo de Robos estaba llevando una investigación ante el incremento de robos con fuerza registrados en establecimientos ubicados en las zonas de Can Pastilla, El Molinar y Coll d’en Rabassa. Los investigadores no tardaron en darse cuenta de que en todos los casos existía un mismo patrón denominador a la hora de cometer los asaltos, horario y zona.

Los robos se perpetraron de madrugada, entre las cuatro y las cinco, utilizando el mismo ‘modus operandi’ para acceder al interior de los locales. La banda fracturaba el cristal de la puerta de acceso mediante el lanzamiento de objetos contundentes tales como piedras o adoquines o golpeándolo fuertemente con patadas. Los ladrones, una vez dentro del local, sustraían dinero en efectivo y objetos electrónicos tales como dispositivos PDA. Los policías encargados del caso fueron recabando datos y realizando gestiones con la que obtuvieron pruebas e indicios que señalaban a un grupo de menores que se encontraban detrás de los robos, siendo un total de once robos que se produjeron desde el mes de abril.

Al Grupo de Robos les llamó la atención que los ladrones se desplazaban a los locales que iban a violentar en vehículos y pudieron comprobar que llegaron a sustraer hasta tres vehículos que utilizaban para el desplazamiento y conseguir una rápida huida, así como el anonimato. Los tres coches sustraídos se tratan de vehículos antiguos a los que accedían mediante forzamiento y haciendo el puente de los cables del sistema de arranque.

El apunte

La primera fase de la operación fue a principios de agosto

El pasado martes dos de agosto procedieron a la detención de tres menores como presuntos autores de hasta once robos con fuerza en establecimientos y tres sustracciones de vehículos. La investigación continuó abierta y, hace unos días, se llevó a cabo la segunda fase con dos nuevos arrestos. El cabecilla, de 16 años, lideraba con mano de hierro la banda y era un adolescente muy violento y peligroso.