Con motivo de la última subasta pública de armas en Balears, el experimentado brigada José Carlos Martí Prats, responsable de la Unidad de Intervención de Armas de la Guardia Civil, atiende a Ultima Hora para explicar las tareas que desarrollan desde la Benemérita en el control de armas en las Islas. También aprovecha para desmentir algunas afirmaciones recurrentes sobre el mercado negro y advierte de una nueva tendencia: armas ilegales fabricadas por particulares con impresoras 3D.

¿Qué labores desarrolla la unidad que usted dirige?
Principalmente nos dedicamos a la planificación y control de las actividades relativas a las armas y explosivos en Balears. Las competencias las tienen la Guardia Civil a nivel nacional y nosotros ejercemos de enlace con el mando central.

¿Cómo están desplegados?
Tenemos intervenciones de armas en Mallorca, Eivissa y Menorca. Aquí en Mallorca estamos repartidos en Campos, Inca y Manacor. La Comandancia de la Guardia Civil en Palma es la sede principal desde donde se coordinan el resto de intervenciones.

¿Cuántas licencias de armas hay en Balears?
La cifra de licencias se encuentra actualmente en torno de las 45.000. Más o menos, es una cantidad que puede variar.

Cada licencia puede contar con varias armas. ¿Cuántas piezas puede haber en total?
Exactamente, depende del tipo de licencia puedes tener una cantidad u otra.    El global aproximado es de 96.000 armas en toda Balears. No todas son armas de fuego.

¿Cuál es el arma más común?
Las más habituales son aquellas que sirven para la caza. La población que se dedica al deporte de la caza utiliza armas largas de fuego. En Mallorca hay muchísimas personas aficionadas a esta práctica y por consiguiente las armas que utilizan son las más comunes.     

En estos momentos la Guardia Civil se encuentra en proceso de una subasta de armas públicas.
Así es. Las armas que se depositan en nuestras dependencias y no son reclamadas en el plazo de un año, hasta ahora, eran destinadas a la subasta pública. Los precios de salida los fijan los propietarios y los interesados pujan a sobre cerrado. Hay varios días de exposición pública y este lunes 14 termina el proceso. Abriremos los sobres con las pujas en un acto público. Para pujar era necesario tener licencia de armas. Sin embargo, esta es la última subasta que vamos a realizar. En el año 2020 se modificó el reglamento de armas y las subastas ya desaparecen a nivel nacional. La de Balears va a ser de las últimas que se hacen en España. A partir de ahora las piezas se van a destruir cuando cumplan un año en nuestros depósitos.

¿Suele participar mucha gente en este tipo de subastas?
Sí, vienen bastantes personas. No todos pujan, algunos vienen a ver las piezas que hay en la exposición. Cazadores, aficionados al tiro deportivo o coleccionistas se interesan por este tipo de subastas. Aunque hay algunas piezas que son antiguas se pueden encontrar armas a buen precio.

Muchas de las armas que se subastan proceden de herencias.
Se trata de una problemática habitual. De forma frecuente nos encontramos con personas que han heredado un arma de un familiar, normalmente cazadores, y los herederos no tiene licencia o directamente no quieren esa pieza en casa.

¿Qué se debe hacer en ese caso?
Si quieren mantener el arma hay que tramitarse una licencia. Muchas de las licencias nuevas son producto de esta situación ya que los herederos quieren conservar el arma de su familiar dado que tiene un valor sentimental. Tras el fallecimiento se establece un plazo máximo de seis meses para presentar los documentos oportunos. La mayoría suelen depositar las piezas en nuestras dependencias y luego se sacan la licencia para recuperarla y tenerla como recuerdo familiar. Si directamente no la quieren la deben llevar a nuestras dependencias.   

¿Y si tienes un arma y no tienes licencia?
Tener un arma de fuego sin licencia, valorando las circunstancias de la tenencia y del momento de la incautación, puede ser una infracción administrativa o un delito de tenencia ilícita. Por ejemplo, en la situación que anteriormente comentábamos con las herencias, se da cierto margen de duelo a los familiares.   

Sobre lasarmas ilegales, ¿hay muchas en Balears?
Hay algunas, pero no muchas. Esto que a veces se escucha de que conseguir armas en el mercado negro es fácil tiene parte de mito. Hay armas en el mercado negro, pero no es una cantidad muy elevada y tampoco es sencillo conseguir una. Suelen ser piezas sustraídas o que vienen de otros países de forma irregular. Con esto no quiero decir que no haya robos y venta de armas o contrabando. Existe un perfil de delincuente que sí accede a este tipo de piezas de forma ilegal. En lo relativo al mercado negro o armamento ilegal también encontramos aquellas armas que han sido fabricadas o modificadas de forma particular.   

¿Hay personas que fabrican sus propias armas de fuego?
Actualmente existe una corriente de armas ilegales fabricadas por particulares. Lo hacen a través de impresoras 3D. Evidentemente son armas ilícitas o prohibidas.   

También están muy extendidas las armas de balines o la práctica del ‘paintball’. ¿Qué dice la normativa sobre este tipo de piezas?
Son armas de aire o gas comprimido. Popularmente se conocen como armas de balines o airsoft que disparan bolas de plástico; o armas de paintball, que disparan bolas de pintura. Para utilizarlas fuera del domicilio es necesaria una tarjeta de armas que expide el ayuntamiento de cada localidad. Aún así, estas armas se pueden adquirir, tener y utilizar en el interior del domicilio. No hace falta ningún tipo de autorización.