El acusado a la salida de los juzgados. | Alejandro Sepúlveda

El parte médico elaborado por los facultativos del hospital de Son Espases y avalado por una forense del juzgado de Vía Alemania de Palma refleja que la bebé, de tan sólo dos meses, tiene las dos piernas fracturadas, luxación de un hombro y presenta policontusiones y hematomas por todo su cuerpo. Ultima Hora ha tenido acceso al parte médico donde los profesionales recogen de forma pormenorizada las múltiples lesiones y secuelas de la pequeña.

Noticias relacionadas

El padre trató de justificarse diciendo que todo era fruto de un accidente, alegando que la niña dormía con ellos y que la aplastó de forma involuntaria. También dijo a la pediatra que le daba «mordisquitos» cariñosos y que posiblemente eso también fue objeto de algunas marcas. Cuando el médico forense inspeccionó las heridas certificó que esas marcas no correspondían a ninguna lesión por aplastamiento y que los daños se habían producido también con algún tipo de objeto. Es más, las fracturas y marcas se produjeron de forma distante en el tiempo.

Poco después, se revisó el expediente médico de la niña y se detectó que, hace un mes, ya la llevaron al PAC de un pueblo del migjorn de Mallorca donde residen de forma habitual porque, supuestamente, la bebé se había atragantado con una toallita provocando un episodio de asfixia. Por ese motivo, justificaron en aquella ocasión los hematomas en la espalda alegando que le habían dado unos «golpecitos» para que expulsara el objeto. Esta versión facilitada por el progenitor quedó totalmente desmontada por la forense y por ese motivo el juez le envió a prisión.