Imagen de archivo de un agente de la Guardia Civil y un hombre con algarrobas.   

Dos hombres irán a juicio en Palma por robar 700 kilos de algarrobas al vecino de uno de ellos en una finca situada a las afueras de Pollença. La Fiscalía reclama una condena de un año y cuatro meses de prisión para cada uno por un supuesto delito de hurto. Los procesados, de 29 y 30 años y nacionalidad española, deberán indemnizar al propietario de los frutos con 581 euros por el valor de lo sustraído.

Los hechos que se juzgaran tuvieron lugar entre las 17.00 horas del 15 de octubre y las 15.00 del día 16, según recoge la Fiscalía en su escrito. Los acusados se pusieron de acuerdo para ir a la finca del vecino de uno de ellos y se apoderaron de unos 700 kilos de algarrobas. Las distribuyeron en seis sacas y las arrastraron hasta el domicilio en el que residía uno de los encausados.Agentes de la Guardia Civil de Pollença abrieron una investigación y enseguida localizaron a los dos autores del hurto de los frutos.

La algarroba es uno de los cultivos más arraigados al campo mallorquín y, sin embargo, ha estado devaluado durante décadas llegando a mínimos como los 0,20 euros el kilo. Hace unos años que su precio ha ido creciendo desde los 50 céntimos hasta superar los 2,50 euros. Esta campaña ha conseguido máximos históricos llegando a los 2,70 euros el kilo. Nada que ver con los 0,20 céntimos que se pagaban hace tan solo unos años.

«Se ha creado una burbuja de precios que creemos que puede estallar», explicó el presidente de la cooperativa Camp Mallorquí, MiquelGual, que asegura que la ventaja es que hasta el momento los agricultores se han podido beneficiar de los elevados precios y «han hecho rentables unos árboles que ya tenían y que necesitan muy pocos cuidados».

Saqueos

Los delincuentes son conscientes de que la algarroba se cotiza al alza y en los últimos días han sido arrestadas cinco personas en Mallorca por robar estos frutos. En Calvià, el propietario de una finca rústica avisó a la Guardia Civil de que le estaban sustrayendo los frutos y los agentes, junto a un gendarme francés que prestaba servicio en zonas rurales, localizaron a tres hombres con 200 kilos de algarrobas. El dueño de un terreno de Llucmajor fue víctima de otro saqueo. Un hombre y una mujer fueron sorprendidos por guardias civiles tras romper la valla metálica perimetral de la finca y apropiarse de algarrobas.