El alcalde de Palma, José Hila, durante la presentación de las bicicletas.

El Ajuntament de Palma ha suspendido con cinco días de empleo y sueldo el agente de la Policía Local de Palma al que le robaron su bicicleta policial frente a la comisaría. Los hechos tuvieron lugar el pasado mes de junio en la puerta de la comisaría, ubicada en la calle Jaume Llull Garau. Uno de los agentes llegó a las dependencias policiales y dejó el vehículo aparcado frente a la puerta con el caballete puesto.

Noticias relacionadas

Hay versiones que apuntan que el policía la ató con el candado y otras que dicen que simplemente la dejó frente a las dependencias policiales. Pasados unos minutos, una vecina de la zona entró en la sala y comunicó a los funcionarios policiales que había visto a un joven manipular la bicicleta eléctrica y llevársela corriendo. Cuando los policías salieron a la calle pudieron comprobar que les habían sustraído el vehículo. A partir de ese momento, se inició una investigación y se revisaron las cámaras de seguridad.

La bici, apareció durante un registro de drogas en Son Gotleu. Las quince bicicletas tuvieron un coste de 46.500 euros, a lo que hay que añadirle la dotación de extras. Es decir, algo más de 3.500 euros por unidad. El PP de Palma en Cort, por medio del concejal David Díez, propuso la dotación de un sistema de localización GPS para las 15 bicicletas eléctricas para evitar este tipo de robos. Hasta la fecha, los vehículos policiales siguen sin poder estar geolocalizados.