Los hechos han tenido lugar sobre las 04:30 horas en Santa Ponça, Calvià. El joven se ha precipitado desde una altura de más de siete metros. | T. Ayuga

Un turista irlandés de 20 años, identificado como Barry Patrick T. ha sido ingresado la madrugada de este sábado en el Hospital Universitari Son Espases con heridas de carácter grave tras precipitarse desde el tercer piso del hotel donde se hospeda en Santa Ponça, Calvià, según han informado fuentes sanitarias y de la Guardia Civil. El accidente ha tenido lugar sobre las cuatro y media de la madrugada cuando el joven estaba muy alterado y, según testigos presenciales, deliraba.

Según ha podido saber Ultima Hora, el muchacho ha comenzado a correr por el establecimiento y, en un momento dado, se ha asomado a un balcón desde el que se ha precipitado. La caída ha sido desde una altura de más de siete metros. Personal del establecimiento ha dado aviso a los equipos de socorro, que rápidamente han acudido al lugar de los hechos donde los médicos del 061 han estabilizado al herido.

Ta020722001-09.jpg
Un testigo del accidente se asoma por donde cayó ayer el turista irlandés. FOTO: TERESA AYUGA

El joven presentaba un traumatismo craneoencefálico, así como otras lesiones por todo el cuerpo. Su estado era muy delicado, por lo que los médicos lo han trasladado urgentemente a Son Espases, donde permanece ingresado. La Policía Judicial de la Guardia Civil ha acudido al hotel Jardín del Mar y se ha entrevistado con los compañeros del herido, así como con el personal del hotel. Todo indica que Barry Patrick T. se encontraba bajo los efectos del alcohol o de sustancias prohibidas y que comenzó a delirar debido a su estado.

El apunte

«Escuchamos un golpe y la gente gritó: ‘Está muerto’»

Uno de los testigos del accidente explicó a Ultima Hora que de madrugada escucharon un fuerte golpe y se asomaron para ver qué había pasado: «La gente empezó a gritar ‘está muerto’, porque había un chico en el suelo, que se había caído desde la tercera planta».

Los investigadores de la Guardia Civil trataron de aclarar ayer por qué huía el turista irlandés por los pasillos del hotel y todo apunta a que no había nadie siguiéndole. Los agentes creen que enloqueció por el consumo abusivo de alcohol y quizás de drogas.