Los dos detenidos fueron arrestados en la capital balear. | Policía Nacional

4

Agentes de la Policía Nacional en Palma han llevado a cabo una investigación atendiendo una solicitud de colaboración por parte de la Unidad de Cooperación Internacional de la Fiscalía General del Estado, quienes tuvieron conocimiento de la estafa sufrida a un súbdito irlandés, tras interponer éste la correspondiente denuncia. Durante la intervención policial se procedió a la detención de dos hombres de origen nigeriano, de 40 y 41 años. Los hechos se remontan a febrero del año 2019, cuando la víctima recibió un email en su correo electrónico personal donde los autores de la estafa, simulando que eran los responsables de un banco privado de Austria, le informaban en dicho correo que una familiar de él, en tercer o cuarto grado y que no conocía absolutamente de nada, había fallecido recientemente.

En el escrito, para generar confianza a la víctima y consumar la estafa le remitieron toda la documentación identificativa y copia del pasaporte de la fallecida. Al parecer, la fallecida tenía un importante capital, propiedades en Dubái, un ático en Reino Unido y una caja de seguridad desconociendo el valor de dicho activo. La víctima tenía que actuar como albacea del patrimonio de la fallecida, valorado aproximadamente en 20 millones de euros, encontrándose actualmente todo el activo en manos de un banco de China.

Ante la información facilitada, el denunciante contactó vía correo electrónico con el remitente, quien le manifestó que contactara con él su abogado para emitir el documento legal autorizándolo para actuar como albacea y para aceptar toda la gestión del patrimonio heredado. Posteriormente, y para gestionar la documentación legal de autorización así como abonar los correspondientes impuestos para traspasar el capital heredado a su cuenta y liberar los fondos retenidos, debía realizar una serie de ingresos en tres cuentas bancarias de origen español, ascendiendo el total de las transferencias efectuadas por la víctima a la cuantía de 105.082 euros.


Finalmente, el denunciante se percató que todo se trataba de una estafa tras posponer en diversas ocasiones la liberación de los fondos y transferirlos en la cuenta personal de la víctima dilatando en el tiempo dichos ingresos, si bien los autores continuaban solicitando más transferencias con el pretexto de abonar más impuestos y recargos. Una vez recibida la denuncia de la víctima en este grupo policial se realizaron las gestiones oportunas de investigación logrando identificar y localizar a los titulares de las cuentas bancarias utilizadas para efectuar las transferencias.

Los agentes del Grupo de Delincuencia Económica y Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional procedieron a la detención de dos hombres como los presuntos autores de la estafa realizada, siendo uno de ellos reincidente en esta tipología delictiva.