Rueda de prensa de agentes de policía de Texas. | Toni Mora

0

La Policía de Texas admitió este viernes que fue un error no entrar antes y por la fuerza al aula en que se encontraba el atacante de la escuela en que murieron 19 niños y dos maestras el martes, a la que los agentes tardaron en torno a una hora en acceder. En una rueda de prensa, el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steven McCraw, reconoció que no derribar la puerta y esperar a que llegase el bedel con la llave fue una «decisión incorrecta» y culpó de ella al máximo responsable policial que en ese momento se encontraba en el colegio.

Noticias relacionadas

Según contó McCraw, después de haber oído múltiples disparos en el aula y que estos ya sólo se dirigieran a la puerta cuando los agentes trataban de acceder, ese jefe interpretó que ya no quedaba nadie con vida dentro salvo el agresor. Esta interpretación le llevó a decidir cambiar el protocolo de «atacante activo» a «sospechoso atrincherado», por lo que en lugar de derribar la puerta y entrar a la fuerza exponiendo a sus agentes a los disparos del agresor, optó por esperar a que llegase la llave y los refuerzos con el equipamiento adecuado. «(El jefe policial) consideró que había tiempo y que ya no había más niños en peligro. Obviamente, sí que los había y el atacante seguía activo. Fue la decisión incorrecta y no hay ninguna excusa que valga», reconoció McCraw.

Las 21 víctimas mortales del tiroteo se encontraban en el mismo aula, pero cuando la Policía finalmente logró acceder, también halló en ella a niños con vida. Las llamadas de alerta a la Policía se produjeron incluso desde dentro del aula por parte de algunos alumnos. Durante la hora en la que la Policía esperó los refuerzos y no realizó ningún intento de entrar al aula por la fuerza, había 19 agentes en el colegio. Tras entrar en el aula, Salvador Ramos -como ha sido identificado el agresor- cerró la puerta por dentro y disparó indiscriminadamente contra los alumnos y las maestras. La actuación de la Policía está siendo objeto de numerosas y airadas críticas por parte de las familias y el público general en las redes sociales y los medios de comunicación, al considerar que las Fuerzas de Seguridad podrían haber actuado con más rapidez.