5

La noticia del día, el tiroteo en una escuela de Uvalde (Texas) que ha causado la muerte de 21 personas, dos maestras y el resto niños y niñas de entre 8 y 10 años de edad, ha puesto el foco sobre el asaltante, un joven de 18 años del que no constan antecedentes. No obstante muchos prefieren rendir homenaje a las víctimas de la violencia masiva e injustificable, mientras en Estados Unidos vuelve a escena un encendido debate sobre el acceso a las armas de fuego entre aquellos que defienden límites más parecidos a los del resto de países occidentales, y los ciudadanos americanos que avalan el derecho de portar armas para defenderse en todo ámbito y condición.

En cualquier caso los medios de comunicación y las redes sociales se han convertido este miércoles en un gran libro abierto de condolencias donde todo tipo de personas, tanto anónimas como personajes conocidos, remiten su cariño y apoyo a las víctimas y a sus seres queridos en momentos dificilísimos.

Una de las profesoras asesinadas en Uvalde es Eva Mireles. Su tía ha sido citada por los medios de comunicación norteamericanos y se ha mostrado «furiosa» porque estas situaciones sigan sucediendo, llevándose por delante a «niños inocentes» y a personas queridas y respetadas como su sobrina, quien trató de proteger la vida de sus alumnos hasta el último instante. Según informan distintas fuentes la maestra estaba casada, tenía 44 años y compartía su vida con su marido, su hija y tres mascotas.

Noticias relacionadas

La otra maestra asesinada por Salvador Ramos es Irma García, madre de cuatro hijos que según sus familiares «se sacrificó protegiendo a los chicos de su clase». Son sentidas palabras de su sobrino, quien en Twitter la ha retratado como una «heroína que fue muy amada y será recordada».

Sobre los menores muertos en la terrible jornada sangrienta en el colegio de Uvalde ha trascendido poca información. Algunos lamentan los pocos días que faltaban para empezar sus vacaciones de verano. Una de las niñas asesinadas en Texas fue Amerie Jo Garza, de 10 años. Su padre ha compartido una tierna imagen de ambos y ha escrito: «no den ni un segundo por sentado. Abracen a su familia. Díganles que los aman».

Algunas fotografías en las redes sociales rinden tributo y homenaje a las víctimas del tiroteo mortal en un colegio de Texas, y sirven a su modo para pedir a los políticos estadounidenses que acuerden una senda compartida que evite que algo así vuelva a suceder en un futuro.