Material incautado por la policía. | Policía Nacional

0

La Policía Nacional detuvo el pasado lunes a tres hombres de origen italiano, de entre 30 y 39 años, como presuntos autores de un delito contra la salud pública. En el momento de la detención, los individuos tenían en su posesión diferentes sustancias estupefacientes, así como cerca de 20.000 euros en efectivo. La investigación se inició el pasado mes de noviembre de 2021, por parte del grupo de Policía Judicial (Udyco) de Ibiza, al tenerse conocimiento de que varios individuos estaban realizando entregas de diferentes tipos de estupefacientes directamente en los domicilios de sus compradores. En un primer momento fueron detenidos dos de los varones cuando se dirigían a realizar una entrega, pudiéndose comprobar que, efectivamente, portaban diversas dosis de lo que al parecer podría ser cocaína y cocaína rosa. Así, los agentes llevaron a cabo un registro en su domicilio, donde vieron que escondían gran cantidad de dinero en efectivo. Posteriormente, los policías registraron un trastero, en el que se intervino gran cantidad de droga, sustancia suficiente para realizar más de 500 dosis, entre las que se encontró cerca de 200 dosis de cocaína, 20 dosis de cocaína rosa, 30 dosis de ketamina, 90 dosis de éxtasis y 70 dosis de hachís, así como básculas de precisión y diferentes utensilios para su preparación. El tercer varón fue detenido mientras que dos agentes de la policía se encontraban custodiando el trastero, a la espera de realizar el registro en su interior, y observaron a un individuo que accedía a esta estancia por lo que en ese momento se procedió a la detención de esta persona investigada. LA MODALIDAD "TELEDROGA" En un comunicado, la Policía Nacional ha descrito que durante la investigación se pudo comprobar cómo uno de los hombres, acompañado en muchas ocasiones por un segundo varón, salían de su domicilio y regresaban a él a los pocos minutos, para seguidamente volver a salir y regresar, conducta que repetían en numerosas ocasiones a lo largo del día, convirtiéndose en un verdadero 'teledroga'. En los meses que duró la investigación, los agentes pudieron observar cómo los hombres salían de su domicilio, conduciendo un vehículo, y se dirigían de una a otra vivienda tardando pocos minutos en salir.