Fachada de la Audiencia Provincial de Palma. | Alejandro Sepúlveda

0

Tres de los cinco acusados de estafar más 800.000 euros a los socios de una empresa han sido condenados este lunes a cinco años y medio de prisión, mientras que las otras dos procesadas han sido absueltas del delito aunque son responsables a título de partícipes lucrativo y deberán pagar la indemnización.

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Baleares ha acogido este lunes la sesión contra los encausados -tres hombres y dos mujeres-, que ha terminado en conformidad. En concreto, las partes han acordado dos años de prisión para dos acusados y un año y medio para el tercero por un delito de administración desleal, así como el pago de 167.252 euros en concepto de responsabilidad civil, en el que también están incluidas las dos absueltas.

Por otro lado, se ha suspendido la condena de cárcel para los tres hombres bajo la condición de no delinquir en un plazo de tres años y abonar las cantidades en el mismo periodo de tiempo.

Los hechos se remontan a julio de 2008, cuando las dos mujeres constituyeron la sociedad, siendo éstas las administradoras, mientras que el marido y el hijo de una de ellas ejercían distintas funciones en la mercantil. El quinto procesado, ahora condenado, es un hombre que adquirió participaciones de la misma. Entre 2010 y 2012 los acusados llegaron a apropiarse indebidamente más de 800.000 euros procedentes de las ampliaciones de capital que adquirían mediante nuevos socios.

La suma total de los importes distraídos en propio beneficio ascendió a 814.961 euros. Para ocultar la verdadera situación financiera de la sociedad al resto de socios, los condenados realizaban anotaciones erróneas en las cuentas contables, que de haberse realizado correctamente hubieran disminuido los resultados de los ejercicios y, por ende, el patrimonio neto de la sociedad, dejando en evidencia que la mercantil estaba en causa de disolución.