Un hombre observa en la distancia las llamas que calcinan la terraza del bar de s'Arenal. | Alejandro Sepúlveda

4

«Había tanto humo negro que no se veía nada; daba mucho miedo». Un testigo del incendio de este viernes en una bar de s'Arenal explicó que las llamaradas se propagaron rápidamente por la terraza del bar y que la humareda fue tal, «que parecía que habían puesto una bomba». Las fuentes policiales consultadas indicaron que no fue necesario desalojar los hoteles próximos, a pesar de que la gran humareda amenazó con colarse en los edificios colindantes. Una hora después, los bomberos dieron por finalizadas las tareas de extinción. En la noche de este viernes trece turistas alemanes fueron detenidos por su presunta implicación en el incendio.

Noticias relacionadas

Poco después de las tres y cuarto de la tarde de este viernes, la terraza de cañizo de un bar de la calle Berga quedó envuelta en llamas. En un principio se pensó que se trataba de un conocido club de alterne que hay justo debajo, pero después se descartó esta posibilidad. La Policía Local de Llucmajor, junto a los bomberos y las ambulancias del 061, montaron un gran dispositivo de emergencia y cortaron la calle, para que nadie se acercara a las llamas.

Dentro del establecimiento en llamas no había nadie, pero cuando comenzó el fuego un inmigrante senegalés y una menor corrieron para huir de la densa humareda y resultaron heridos. Uno se cortó en un pie y la otra resultó intoxicada. La humareda era visible a varios kilómetros de distancia    y alcanzó muchos metros de altura. Algunos veraneantes que se encontraban por la zona se acercaron para grabar el incendio con sus teléfonos móviles y los policías y guardias civiles les alertaron de que era peligroso y no podían acercarse tanto. En los primeros momentos del siniestro se escuchó una fuerte explosión, lo que disparó todas las alarmas. La terraza del bar quedó completamente devastada por el fuego, que afectó también al edificio de al lado. El testimonio de una mujer, que se acercó a un policía local, está siendo clave para esclarecer los hechos. Según el relato de la testigo, un grupo de turistas alemanes alojados en un hotel colindante arrojó algún tipo de líquido inflamable (presumiblemente alcohol), y a continuación lanzaron una colilla. El incendio se desató enseguida y cobró grandes proporciones. Finalmente trece turistas fueron detenidos.