El oficial de máquinas Taras Ostapchuk, durante la entrevista con Ultima Hora. | Redacción Sucesos

42

Taras Ostapchuk estaba siguiendo las noticias sobre la guerra de Ucrania, a través del canal 24 horas de TVE, en la habitación 743 del hotel Melià Palma Marina, en el Paseo Marítimo de Palma. La noche de este domingo 27 de febrero fue la última que el ucranio, de 54 años, pasó en España. Este lunes a mediodía cogerá un vuelo con destino a Varsovia (Polonia) y después tiene previsto subirse a un tren o a un autobús que le llevará hasta Kiev, su ciudad.

El marinero, oficial de máquinas del barco Lady Anastasia desde hacía 10 años, fue detenido por la Guardia Civil de Calvià el pasado sábado en el Port Adriano tras intentar hundir el yate de su jefe, Alexander Mijeev, un magnate ruso que produce armamento militar para el gobierno de Putin. El día que lo arrestaron, por la mañana, Taras había visto en su móvil cómo un misil ruso impactaba contra unos apartamentos en Kiev y decidió actuar. «Yo vivo en un edificio muy parecido», cuenta el hombre, que coge un portátil y abre Google Maps para mostrar su lugar de residencia. «Desde mi ventana veo el parlamento de Ucrania. Me pregunté qué sería de mi casa, porque está situada en una posición similar».

El ingeniero mecánico decidió vengarse contra su jefe. Abrió varias válvulas que provocaron una vía de agua para tratar que la embarcación, de 48 metros de eslora y valorada en siete millones de euros, acabara en el fondo del puerto. Antes avisó a la tripulación para que abandonara el barco. Tres compañeros empezaron a gritarle diciéndole que cerrara todo. Taras les recordó que ellos también eran ucranios y que su patria había sufrido un ataque con misiles producidos por el propietario del barco. Asumía toda la responsabilidad de lo que había hecho.

Taras, que perdió sus gafas tras el incidente, ilumina la pantalla de su ordenador con la linterna del móvil para abrir una página web rusa y explicar quién es el dueño del barco a pesar de que no figure en los papeles. «Nació en Moscú hace 61 años y ocupaba el cargo de jefe de la corporación de helicópteros rusos. Tiene dos villas en Mallorca, dos yates de lujo...».

Noticias relacionadas

El hombre que trabajó como oficial de máquinas del Lady Anastasia está casado y tiene un hijo de 27 años. Su familia está a salvo.

-¿Va a luchar por Ucrania?

Por su puesto que voy a luchar. En cuanto llegue a la primera ciudad de Ucrania buscaré a un comandante militar y le preguntaré si me necesitan. Me dije a mí mismo: ¿Para qué necesito un trabajo si no tengo mi país? Sí, es cierto, tenía un buen trabajo como jefe de mecánica en el barco y un buen salario, pero voy a luchar por mi país. He perdido el trabajo, pero eso no es un problema. No voy a perder mi país. Yo no soy un héroe, soy un hombre mayor, pero tengo mucha experiencia en mecánica. Nunca he cogido un arma pero si es necesario la cogeré. ¿Por qué no?

En el canal 24 horas aparece una imagen del exboxeador Wladimir Klitschko, hermano de Vitali, alcalde de Kiev. Los dos dominaron la división de los pesos pesados durante años y recientemente anunciaron que pelearán como soldados por Ucrania. «Tenemos a dos buenos boxeadores en nuestras filas», reconoce orgulloso el marinero. En una videollamada con la abogada que le asistió tras ser detenido, Neus Canyelles, Taras le dice: «He perdido la primera batalla, que era hundir el barco del jefe ruso, pero la próxima la ganaré».