Imagen del interior del Lady Anastasia. | Twitter: @niporwifi

5

La tensión por la guerra en Ucrania llega a Mallorca. Este pasado sábado al mediodía, como ha informado en primicia este periódico, un marinero ucraniano ha intentado hundir un barco ruso. El navío es propiedad de Alexander Mijeev, vinculado a una de las principales empresas que suministra armamento al Kremlin. «El dueño de este barco es un criminal que se gana la vida vendiendo armas y ahora matan a los ucranianos», ha declarado ante la policía el marinero que, enfurecido tras la incursión de Putin en su país, ha acabado por intentar hundirlo como venganza.

Poca broma: se trata de un yate de lujo, valorado en nada más y nada menos que en 7 millones de euros. Llamado Lady Anastasia, se anuncia en varios portales náuticos especializados. Mide 47,73 metros y, según informan, «se inspiró en el amor del propietario por la ópera italiana y la música clásica», según la web Imperials. El interior es obra del diseñador Donald Starkey. Con paredes recubiertas de madera y un ambiente áureo, recuerda casi al lujo de primer nivel del Titanic.

Noticias relacionadas

Cuenta con cinco lujosas habitaciones, con capacidad para diez afortunadas personas. Cada una de las cabinas está bautizada con el nombre de una famosa melodía clásica: Bel di, O mio Babbino Caro, Celesta Aida y Nessun Dorma. Y es que, en el Lady Anastasia, nada está dispuesto por azar. Sin ir más lejos, el mármol fue seleccionado de las canteras de Carrara, al más puro estilo renacentista.

Pero no solo el interior impresiona. El exterior ya da cuenta del cuidadoso trabajo de diseño náutico. El chárter fue encargado al experto Ray Harvey, un profesional con amplísima experiencia: ha trabajado en la construcción de más de 450 ferrys de alto standing. Con varios pisos de altura, el Lady Anastasia tiene a disposición varias mesas y zonas para relajarse y disfrutar del sol y el mar. En la parte superior cuenta con un solárium, con jacuzzi incluido.

Exterior del Lady Anastasia

El navío fue renovado en 2010 y 2018. Por fortuna, el Lady Anastasia no ha corrido la misma suerte que el Titanic y los daños causados por el ataque del ucraniano son, a priori, salvables.