Restos de sangre en el domicilio de la Venda des Pi des Català, en Formentera.    | TONIRUIZ

0

El joven de 22 años que este jueves fue tiroteado por su abuelo de 83 años en Formentera continúa estable dentro de la gravedad en el hospital de Can Misses de Eivissa, según informó ayer el Área de Salud de Eivissa y Formentera. La madre del joven, de 45 años, también víctima del tiroteo, no precisó de ingreso hospitalario ya que sufrió una herida superficial y pudo ser atendida in situ por los sanitarios del 061. Los hechos ocurrieron el pasado jueves por la mañana en la puerta del domicilio familiar, en la zona de la Venda des Pi des Català, cuando el octogenario, de nacionalidad alemana, disparó a su nieto, también alemán, y a su nuera, de nacionalidad española, y a continuación se quitó la vida con el arma.

Noticias relacionadas

Mike Bringewald, hijo del atacante, explicó ayer que su padre había perdido pleitos judiciales contra él y su mujer por terrenos en Alemania y España y que culpaba de todo a su nuera. Según señaló, en la mañana del suceso, la mujer estaba en el interior del vehículo para llevar a su hijo menor al colegio cuando el suegro apareció con un arma y ella bajó del coche para intentar calmarle.

En ese mismo momento, el hijo mayor salió para defender a su madre y seguidamente tuvieron lugar los disparos por parte del abuelo, que momentos después se suicidó. El joven resultó herido con dos disparos en pierna y brazo, mientras la madre tuvo una herida superficial de bala. El abuelo fue trasladado al hospital en estado grave, con una herida por arma de fuego en el cráneo, donde falleció. La Guardia Civil ha confirmado que la mujer interpuso una denuncia contra su suegro en diciembre por agresión porque le había atacado con un hacha.