Agentes de la Policía Nacional acudieron al establecimiento comercial y detuvieron al presunto agresor. | Alejandro Sepúlveda

4

La negativa de un moroso para pagar una deuda acabó como el rosario de la Aurora en un conocido centro comercial de Palma. Los hechos tuvieron lugar, a las nueve de la mañana del pasado sábado en la zona de aparcamientos. La víctima, observó a un hombre que le adeudaba, desde hace tiempo, unos 17.000 euros por unos trabajos realizados y que el ahora detenido se niega a pagarle. Justo en el momento que el moroso trataba de acceder al interior de una gran superficie dedicada a la venta de material de construcción y bricolaje fue interpelado por el denunciante. En ese momento, tras recriminarle que no le abonara el importe adeudado, éste tomó una actitud muy violenta y agresiva iniciando con la víctima una acalorada discusión.

Poco a poco, la riña fue subiendo de tono hasta que el denunciado cogió unas tijeras de albañil que llevaba encima tratando de clavárselas en el pecho a la víctima. El hombre, así como pudo, logró retroceder mientras con sus manos consiguió zafarse de la agresión y esquivar la puñalada. En ese momento se vivieron momentos de nerviosismo y tensión. Fueron varias las personas que estaban comprando en ese momento en la tienda que presenciaron los hechos y gritaron atemorizados a la vez que solicitaban la presencia de los vigilantes mientras llamaban a la Policía Nacional con sus teléfonos móviles.

Rápidamente, el personal de seguridad que se encontraba en el lugar acudió al lugar de los hechos, tratando de mediar entre ambas partes y logrando retener al agresor hasta la llegada de las primeras dotaciones policiales. Cuando llegó la policía, los agentes se percataron de que el denunciante presentaba un agujero en su chaqueta, consecuencia del ataque del que acababa de ser objeto. Los agentes, separaron a ambas partes y les tomaron declaración. También recogieron las diferentes versiones ofrecidas por el vigilante de seguridad, algunos clientes y se hicieron con el vídeo de seguridad del establecimiento comercial. Una vez obtenidas todas las pruebas, se procedió a la detención del agresor por un presunto delito de agresión con arma blanca. El arrestado es un colombiano de 54 años de edad.