Desde hace años, los agentes de la UCRIF de la Policía Nacional trabajan para controlar los pisos y clubes de alterne. | J.B.

17

Nuevo golpe policial a las redes que comercializan y explotan a mujeres para que ejerzan la prostitución en Palma. Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a una conocida ‘madame’ acusada de obligar a varias mujeres, todas ellas de nacionalidad china, a mantener sexo o dar masajes eróticos durante las 24 horas en un piso de Son Gotleu. Este nuevo caso pone al descubierto el lucrativo negocio de la prostitución en nuestra comunidad. La Brigada de Extranjería de la Policía Nacional tiene contabilizados en Palma más de un centenar de pisos o chalets donde se ejerce la prostitución. Del cómputo general, algo más de un 85 por ciento son prostíbulos donde ejercen mujeres y el 15 por ciento restante se reparte entre pisos donde se consume sexo masculino, travestis o transexuales.

Cambio de hábitos

La pandemia y las restricciones que impuso el Gobierno ha cambiado en buena medida los hábitos de los trabajadores del sexo y también de sus clientes. En la actualidad, las prácticas sexuales en la calle han quedado prácticamente erradicadas. Todas ellos se anuncian en portales específicos (Milanuncios, Pasión etc...) o utilizan aplicaciones móviles como Tinder o Grinder para captar a sus clientes. El número de chicos/as que trabajan por cuenta propia no alcanza un 10 por ciento, mientras que el 90 % restante lo hacen a comisión con los responsables de los improvisados clubes de alterne.
En referencia a la última actuación policial, los agentes tuvieron conocimiento a través de una información confidencial de que en un domicilio próximo al barrio de Son Gotleu se pudiera estar produciéndose un delito relativo a la prostitución, ya que se ofrecían servicios de masajes y de índole sexual.

Comunicado de Milanuncios sobre anuncios que puedan sugerir servicios sexuales o eróticos

Acto seguido, los funcionarios policiales procedieron a realizar una inspección en el citado inmueble donde se pudo comprobar que allí se ofrecían servicios de masajes y servicios de prostitución, identificando a varias ciudadanas de origen chino, todas ellas en situación irregular en España.

Explotadas

Tras algunas pesquisas policiales también se constató que la ‘madame’ tenía a varias mujeres trabajando durante las 24 horas al día ejerciendo la prostitución y obligaba a las jóvenes a aceptar cualquier tipo de proposiciones de los clientes. Además, tenía a una de ellas trabajando unas diez horas al día como empleada interna realizando tareas de limpieza, compra de enseres, o elaboración de la comida a cambio de 10 euros diarios. La ‘madame’ se aprovechaba de la grave situación de vulnerabilidad de la víctima al encontrarse en situación irregular en la Isla y no poder trabajar de forma legal. Por estos hechos descritos se procedió a la detención de la presunta autora por un delito relativo a la prostitución, favorecimiento de la inmigración ilegal y contra los derechos de los trabajadores, tramitándose atestado policial y siendo remitido al juzgado de guardia.

Fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso Ultima Hora confirman que se trataba de un centro con gran actividad y que era frecuentado por un gran número de clientes. En la actualidad, la policía tiene contabilizados una decena de viviendas regentadas por personas orientales que ejercen la prostitución.