El procesado, durante el juicio celebrado en Palma. | J.P.M.

12

El Juzgado de lo Penal número 4 de Palma ha condenado a un año de prisión al dueño de dos perros que mataron a otro en Pina la tarde del 29 de febrero de 2020. La magistrada le considera autor de un delito de maltrato grave animal doméstico con resultado de muerte. Además de la pena de prisión, también se le ha inhabilitado para tener animales durante tres años y a no poder ejercer ninguna profesión relacionada con ellos en el mismo periodo de tiempo.

En la vista, celebrada el pasado día 16 de noviembre, el acusado explicó que los animales, de raza fila brasileiro, catalogados como potencialmente peligrosos, se escaparon de su casa poco después de salir él y que lo ocurrido «fue un accidente». Sobre esto la jueza es clara en el fallo. «No ha quedado probado que los perros se hubieran escapado sino que el acusado decidió pasearlos sin bozal ni correa», apunta en el fallo. Y añade la magistrada que «sabía que estaba prohibido. Esa decisión de no atarlos y salir a la calle sin ponerles ninguna medida de seguridad fue tomada conscientemente, sabía que podía ocurrir algún incidente, pero no le importó», remarca la sentencia.

La dueña del animal fallecido relató a la jueza que los dos perros del procesado iban «sin bozal ni correa» y al cruzarse con su perrita «se abalanzaron sobre ella» sin que ella pudiera hacer nada por separarlos. «Tiré de la correa de la mía, pero no pude hacer nada», explicó. El animal ingresó muy grave en una clínica veterinaria y horas después se le practicó la eutanasia. Una testigo, vecina de la localidad, escuchó los chillidos poco después del suceso. «Nos acercamos y vimos al animal con sangre en el suelo. La mujer no dejaba de repetir ‘me has matado a la perrita, vete de aquí’ cuando el dueño de los dos perros se acercó a ayudarla», dijo. Otro residente en la localidad confirmó que en alguna ocasión había visto al procesado paseando con los dos perros sin bozal ni correa. La actuación de la Policía Local de Algaida fue clave también para aclarar lo ocurrido. La Fiscalía solicitaba en su escrito de acusación quince meses de prisión para el procesado. La sentencia no es firme y puede ser recurrida.