Entrevista a Natalia Rodríguez, madre de Malén Ortiz, en mayo del año pasado. | Alejandro Sepúlveda

0

La madre de Malén Ortiz, la adolescente de 15 desaparecida hace ocho años en Calvià, ha pedido este viernes «reforzar la investigación» con los avances técnicos de los que dispone la Guardia Civil y tratar de saber qué le pasó a su hija. En declaraciones a TVE recogidas por Efe, Natalia Rodríguez ha reclamado «justicia» para su hija y que «no caiga en el olvido». Malén Ortiz fue vista por última vez cerca de Son Ferrer, en el municipio de Calvià, el 2 de diciembre de 2013 tras salir del instituto de Santa Ponça, cuando se dirigía en patinete a casa de su novio. Su madre ha señalado que los días son «interminables» sin contar con una explicación sobre qué le paso, ni disponer de «ninguna noticia», ni quién o quiénes son los culpables de su desaparición, lo que «mina la cabeza y el alma».

Aunque hay dos agentes dedicados a este caso, Rodríguez ha reclamado que se sumen a la investigación todos los medios técnicos posibles de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para aportar luz y esclarecer lo sucedido. Aunque hay un "par" de líneas de investigación abiertas, no parece que conduzcan a responder las incógnitas de esta «pesadilla», ha lamentado. Este sábado está prevista una nueva concentración a mediodía en la pinada de Santa Ponça para que este caso no quede en el olvido.

Ocho años sin noticias de Malén

Noticias relacionadas

Hace ocho años, tras salir del instituto y bajar del autobús, una cámara de seguridad del vivero de Sa Porassa-Magaluf captó la última imagen que se tiene de Malén: montaba en su patinete y se dirigía en la dirección de la casa de su novio para comer con él. Del vivero a la casa del novio solo hay unos cientos de metros. Eran las 15.45 horas del 2 de diciembre de 2013. Han pasado ocho años y sigue desaparecida. Poco antes habló con la secretaria de su padre para avisar de que comería con su novio, que aseguró en su día a los investigadores que Malén nunca llegó a su casa. Su desaparición fue el asunto que más ocupó a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Baleares durante, al menos, los primeros seis meses tras aquel 2 de diciembre.

Con ocasión del 20 cumpleaños de Malén el 28 de octubre de 2018, su madre declaró: «Sí, es necesario seguir, considero que mi hija realmente va a ser una desaparecida el día en que se deje de mencionar su nombre, el día en que se deje de publicar su foto, el día que la gente no se acuerde de la cara de mi niña: mientras tanto voy a seguir luchando». Desde entonces se organizan concentraciones de manera periódica para recordarla -ahora tiene 23 años- y reivindicar que continúe la búsqueda por parte de las Fuerzas de Seguridad.