Uno de los pasajeros que están presos. | Alejandro Sepúlveda

2

Los dos coordinadores de tierra de Son Sant Joan que intervinieron en el vuelo de Air Arabia del que echaron a correr 25 pasajeros testificaron este miércoles ante la jueza que la fuga fue por la fuerza y que puso en grave riesgo la seguridad de las pistas del aeropuerto de Palma. La primera en declarar fue la coordinadora que estuvo al pie del avión desde el aterrizaje de emergencia hasta la fuga. Relató cómo el nerviosismo crecía en el vuelo y, de forma reiterada había pasajeros que pedían bajar a las pistas para poder fumar. Su compañero, que llegó más tarde, incide en el mismo relato. En un momento dado, ante la situación que veían, recomendaron a la tripulación que cerrara las puertas, algo que descartaron por miedo a un motín a bordo.

Los dos testigos coincidieron en que la fuga se produjo cuando el avión estaba a punto de retomar el vuelo y ellos terminaban de entregar el último documento necesario para el despegue. También señalaron que, en su estampida, los fugados pasaron muy cerca de un avión que aterrizaba en ese momento.

El vuelo aterrizó de emergencia en torno a las cinco de la tarde del cinco de noviembre. 23 pasajeros salieron corriendo por las pistas, a los que hay que sumar el que fue trasladado con un compañero a Son Llàtzer. 19 de ellos están en prisión preventiva por sedición.