Roberto Machado, agente del Grupo de Delitos Tecnológicos. | Alejandro Sepúlveda

Las nuevas tecnologías se han convertido en el arma perfecta de los delincuentes. Los casos de acoso sexual por internet, conocido popularmente como child grooming, se han disparado en los últimos años más de un 300 por ciento. Así lo ha detallado Roberto Machado, uno de los agentes especializados del Grupo de Delincuencia Económica y Delitos Tecnológicos de la Policía Nacional. El child grooming es un conjunto o serie de conductas realizadas por un mayor de edad, generalmente adulto, utilizando internet y en muchos casos las redes sociales con la finalidad de atraer a menores de edad, con el objeto de ganarse su amistad o establecer una conexión emocional. Una vez conseguido su objetivo, el depredador sexual extorsiona a sus víctimas.

La Policía Nacional alerta a la población del peligro que representan estos pedófilos que buscan satisfacer sus instintos sexuales. La media de edad de las víctimas suele oscilar entre los 11 y 14 años de edad. En los últimos meses se ha experimentado un ligero aumento en objetivos varones. Según los expertos policiales, en los últimos años, concretamente a raíz de la pandemia, se han disparado los ciberdelitos en nuestra comunidad. De hecho, todos los días se tramitan una decena de denuncias de media relacionada con estos temas.

«Recomendamos a los padres que controlen a sus hijos tal y como lo harían en la calle. Y a los menores, decirles que ante cualquier extorsión o coacción por parte de algún perfil, que pidan ayuda a sus padres, profesores o a la policía», concluye Machado. En lo que llevamos de año se han detenido a una decena de pedófilos por esta modalidad delictiva y se han imputado a varias decenas de acusados. Otro punto muy preocupante es el ataque informático a empresas que también se ha disparado desde 2018.