La Policía Nacional detuvo al joven tras varias batidas en Palma. | M. À. Cañellas

6

Un joven fue condenado este miércoles a tres años y medio de cárcel por robar el patinete eléctrico a una chica a punta de destornillador en Palma. El acusado, de 18 años y origen rumano, puso la herramienta en el cuello de la víctima para que soltara el vehículo.

El ladrón se declaró culpable en el juicio de un delito de robo con violencia y otro leve de lesiones por el que aceptó una multa de 90 euros, así como indemnizar a la perjudicada con 165 euros por las heridas causadas.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 1.00 horas del pasado 19 de julio en la calle Eusebi Estada. El joven delincuente se dirigió por detrás a la perjudicada, cogió el manillar del patinete Xiaomi Pro que llevaba y le dijo que lo soltara.

La chica se negó y el asaltante sacó un destornillador y se lo puso en el cuello repitiéndole que dejara el vehículo. Acontinuación, se inició un forcejeo entre ambos durante el cual el acusado le puso hasta en tres ocasiones la herramienta en el cuello. El ladrón se apoderó del teléfono móvil y unas gafas, pero solo se consiguió llevarse el patinete. La Policía Nacional fue alertada y localizó al atracador circulando con el vehículo por las calles adyacentes.

Los agentes le dieron el alto e hizo caso omiso, pero tras una persecución lograron detenerle y recuperar el Xiaomi Pro, valorado en 450 euros. La víctima, a consecuencia del forcejeo, sufrió policontusiones que precisaron de asistencia médica y tardaron en curar cinco días. El acusado se encuentra en prisión desde aquel día.