Los trabajadores de la empresa funeraria introducen en el vehículo el cuerpo de la mujer hallada muerta en Peguera. | Michel's

4

La autopsia practicada a la mujer hallada muerta en Peguera ha concluido que cayó por la escalera de manera accidental. La víctima, de unos 60 años y nacionalidad alemana, vivía sola y fue encontrada muerta en un chalet pareado de la calle Pou.

La Policía Judicial de la Guardia Civil pasó todo el miércoles investigando la muerte en extrañas circunstancias de la mujer. El cuerpo apareció con algunos golpes y los agentes trataban de aclarar si se trataba de una caída accidental o de un homicidio. La autopsia ha revelado que falleció tras caerse por las escaleras de su domicilio.

Noticias relacionadas

Los vecinos detectaron este miércoles por la mañana que la puerta de su casa estaba abierta y no sabían nada de la señora. Una patrulla acudió al lugar y localizó el cuerpo sin vida de la mujer en el interior de la vivienda. Tenía algunos golpes en el cuerpo, por lo que el caso pasó a manos de la Policía Judicial y del Laboratorio de Criminalística, que se personaron en la casa junto a un capitán de la Guardia Civil, para iniciar las pesquisas.

La jueza en funciones de guardia, Esther Domene, junto a una médica forense, se desplazaron hasta el chalet y acompañaron a los guardias civiles durante la inspección ocular. A las tres de la tarde, cinco horas después del hallazgo, la empresa funeraria retiró el cadáver de la mujer y lo trasladó hasta el instituto anatómico forense.

El despliegue policial en la tranquila calle Pou causó expectación entre los vecinos. Uno de ellos explicó que la mujer había quedado viuda hacía años y que vivía sola en el chalet. Los agentes interrogaron a los residentes por si alguno había visto o escuchado algo extraño durante la noche anterior o en las últimas horas. La víctima, según fuentes de la investigación, dormía con la puerta abierta para que pudieran entrar sus gatos.