Los hechos se remontan a junio de 2019. | Pixabay

4

Un hombre, que ofrecía sus servicios como albañil, ha sido condenado por un juzgado de lo Penal a medio año de prisión y a dos meses de trabajos comunitarios por estafar a un matrimonio en junio de 2019 con una obra.

El acusado reconoció ante la jueza que se quedó con 700 euros, el 50% del presupuesto de la primera parte de la reforma, y nunca más se puso en contacto con los perjudicados ni les devolvió el dinero.

El procesado concertó con los denunciantes realizar una obra en su piso, ubicado en la calle Roure de Palma. Fijaron el precio y el padre de uno de los perjudicados abonó por adelantado 700 euros de la primera parte de las obras. Tras esto, el profesional ‘desapareció’. No contestaba a las llamadas ni a los WhatsApps.

El condenado, asistido por Diego Marín, abonó antes del juicio los 700 euros que se quedó en su día. La pena de cárcel quedó suspendida por un plazo de tres años.