‘El Pablo’, en la puerta de la Audiencia Provincial. | Alejandro Sepúlveda

1

Una única vivienda de las vinculadas al clan de ‘El Pablo’ en La Soledat se salva de la incautación por parte del Estado. Era además el único fleco pendiente después del juicio en el que el patriarca del grupo y buena parte de su familia fueron condenados por un delito de blanqueo por adquirir once viviendas con el dinero de la droga.

Esas once propiedades ahora son del Estado. Había una propietaria que rechazaba el comiso y que estuvo representada en el juicio por el abogado Daniel Castro.

Esta persona vendió ese piso a ‘El Pablo’ pero a través de una testaferro. No sabía con quién negociaba y sólo recibió una parte del precio, 80.000 euros. Estaba acusada como responsable civil y tendrá que devolver parte del dinero que cobró del clan. Sin embargo, la Audiencia rechaza el comiso porque se produciría un «enriquecimiento injusto» del Estado.