Los socorristas de la playa de s’Arenal, iniciando su jornada laboral tras el simulacro. | Redacción Sucesos

6

El servicio de socorrismo de las playas de Cala Pi y de s’Arenal de Llucmajor superó con nota las pruebas físicas, rescate y reanimación impuestas por los técnicos municipales. Se trata de una serie de simulacros y actividades de control y mejora constante de los socorristas.

El Servicio de Salvamento y Socorrismo de Llucmajor ha realizado un simulacro de rescate y de las prácticas diarias para evaluar la respuesta y la coordinación de sus equipos.

«En nuestro municipio nos tomamos la seguridad de los bañistas muy en serio. Por ese motivo, pedimos una preparación optima a nuestro personal», apunta el regidor de Medio Ambiente, Guillem Roig. El máximo responsable municipal presenció ‘in situ’, junto a Guillem Socies, técnico municipal el trabajo de verificación y análisis de respuesta del equipo humano.

Éxito

Los socorristas de Salvament Aquàtic de les Illes Balears superaron con éxito las pruebas. Esta actividad consistió en una prueba combinada para evaluar el estado físico del equipo humano, valorar la actuación profesional y la coordinación entre todos los miembros. Estas prácticas son muy importantes al llegar los casos reales y poder responder adecuadamente a las incidencias y situaciones de riesgo en las playas. Las mismas se realizaron dos horas antes de comenzar su jornada laboral. Esta previsto que, el próximo lunes, se realice un nuevo simulacro en el que participará la embarcación y las motos acuáticas de rescate.

«Nuestras playas, por la gran cantidad de afluencia de bañistas están consideradas de riesgo alto y moderado. Por ese motivo, debemos trabajar en ser los mejores y velar por la seguridad de todos», añade Socies, técnico municipal de Medio Ambiente.

Por otra parte, en los últimos meses, los socorristas recuerdan que han tenido que intervenir en numerosas ocasiones y practicar maniobras de reanimación a varias personas, de avanzada edad, que sufrieron paradas cardiorrespiratorias. «Es muy gratificante salvar la vida de una persona. Por ese motivo valoramos positivamente estas pruebas de control», apuntan los chicos.