Los procesados, este jueves, en la sala de la Sección Primera de la Audiencia de Palma. | Juan P. Martínez

4

La Audiencia Provincial de Palma ha acogido este jueves el juicio contra dos hermanos acusados de degollar al excompañero de trabajo de uno de ellos en un lavadero de Manacor en diciembre de 2018. La Fiscalía pide para ambos siete años de prisión por un delito de tentativa de homicidio.

Durante el juicio, celebrado en la Sección Primera, los procesados, ambos de nacionalidad marroquí, negaron haber rajado el cuello al hombre, de origen cubano. «Saqué el cúter, sí, pero para asustarle nada más, no le toqué en ningún momento», ha explicado uno de ellos. Y añadió que no le vio sangrar. «No sé si lo del corte en el cuello fue todo una trampa», ha dicho.

Los hechos tuvieron lugar el día 13. Los dos procesados acudieron al lavadero donde uno de ellos estuvo trabajando para hablar con el jefe y que le abonara el finiquito tras su despido. Pero no lo encontraron. En su lugar apareció la mujer del empresario y los dos hermanos estuvieron discutiendo con ella hasta el punto de acorralarla, tal y como ha asegurado la víctima.

«Les dije que no le hicieran nada a la mujer y uno de ellos me dio un puñetazo. Yo me defendí como pude. Poco después uno me agarró por detrás y el otro me rajó el cuello con un cúter. Si no se llega a partir la hoja me hubieran matado», ha apuntado el hombre, que tuvo que recibir 15 puntos de sutura y que a día de hoy, tres años después, no tiene sensibilidad en la zona.

Además de los siete años de cárcel para cada uno de los hermanos, el Ministerio Público también solicita que indemnicen a la víctima con 7.000 euros por las lesiones y las secuelas sufridas. El juicio ha quedado visto para sentencia.