Material intervenido por la Policía Nacional. | Policía Nacional

5

El gas de la risa ya no hace tanta gracia. Los dos encargados de una discoteca de la Playa de Palma han sido condenados a medio año de cárcel cada uno por servir a los clientes chupitos con óxido nitroso.

Los acusados se declararon culpables el pasado martes en el juicio de un delito contra la salud pública y aceptaron sendas multas de 900 euros.

Los hechos se remontan al 17 de agosto de 2018. Policías de la Comisaría de Playa de Palma llevaron a cabo una inspección en la discoteca en la que trabajaban los acusados.

Los agentes se incautaron de diversas dosis de óxido nitroso, conocido como gas de la risa, así como útiles para la venta y distribución a los clientes. Cada dosis la vendían por cinco euros. Los investigadores de la Policía Nacional constataron que con el paso de los días se seguía vendiendo el gas de la risa en el establecimiento de ocio nocturno.

El sábado 1 de septiembre, agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado, junto a efectivos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y de la Comisaría de la Playa de Palma, realizaron una segunda inspección que dio como resultado la incautación de una gran cantidad de dosis de óxido nitroso y material como infladores de globos a presión.

Los funcionarios policiales averiguaron que los investigados compraban el gas de la risa a través de una página web del extranjero. En la discoteca ofrecían chupitos sin líquido, conocidos como ‘oxyshot’, que se inhalan y exhalan en unos globos.

Sensaciones

El oxígeno convierte el alcohol en gas y el efecto es casi inmediato. Provoca sensación de embriaguez y euforia. El uso lúdico de esta droga asociada a la fiesta es cada vez más frecuente en Balears. En el Reino Unido su venta se ha disparado en los últimos años.

El Govern balear prohibió el uso recreativo de esta sustancia mediante una resolución de 2013. La inhalación de óxido nitroso puede provocar la asfixia e incluso la muerte. Sólo está permitido para uso terapéutico. La Audiencia Provincial de Baleares ya ha ratificado otras sentencias relacionadas con la venta del gas de la risa.