Imagen de archivo de un caza del Ejército del Aire. | Julio Muñoz - EFE - EFE

44

En torno a las once de la mañana de este martes saltaron todas las alarmas. Una aeronave no identificada fue detectada volando a escasa velocidad por el noreste de Mallorca. Tras numerosos intentos de contactar con el aparato y no obtener respuesta alguna se activó el protocolo estándar de la Defensa Aérea.

De forma inmediata, un caza del Ejército del Aire con base en Zaragoza despegó y se dirigió de inmediato al espacio aéreo balear con la intención de proceder a la identificación de la aeronave y pedir explicaciones a los ocupantes de la misma por su negligencia. En caso contrario, cumpliendo el protocolo el aparato sería abatido.

Finalmente, todo quedó en un susto, la aeronave fue identificada y, tras salir del espacio aéreo, el caza regresó a su base sin ningún problema.

El tráfico del aeropuerto de Son Sant Joan se vio afectado y cerrado parcialmente. Todas las salidas quedaron suspendidas durante unos 15 minutos mientras que las llegadas se realizaron sin ninguna incidencia.