El acusado, el día del juicio, en una sala de lo Penal de Palma. | R.S.

6

Un joven, de nacionalidad marroquí, ha sido condenado por un juzgado de lo Penal de Palma a un año de prisión por tocarle los pechos a una chica la noche del 24 de abril de 2019 tras seguirla hasta su casa después de coincidir en el tren.

El imputado, que padece un trastorno de personalidad con agresividad, reconoció los hechos y aceptó la pena impuesta, a la que se llegó tras un acuerdo de conformidad entre las partes antes de la vista.

Estación de tren

El procesado, de 24 años, y la víctima coincidieron en el tren. Al llegar a la estación, el joven la siguió hasta su casa. A punto de llegar al destino se le acercó y le preguntó a la chica que cómo estaba.

De repente el acusado la agarró con fuerza de la cintura, la abrazó y le tocó los pechos. En ese momento la víctima intentó zafarse de él, pero la agarró de nuevo, esta vez por la cintura mientras le pedía que le besara. Cuando la chica se negó e intentó de nuevo escapar, el procesado llegó a introducir su mano en el escote. Finalmente la joven pudo llamar a los telefonillos del portal y el agresor huyó del lugar. La víctima sufrió lesiones en la zona del escote y alrededor del cuello y arañazos en los senos y en los muslos.

La Fiscalía apreció el atenuante de alteración mental y de control de impulsos.
El acusado, además de la pena de prisión, que quedó suspendida, no podrá acercarse ni comunicarse con la perjudicada en dos años y estará en libertad vigilada durante los próximos quince meses. Asimismo tendrá que realizar un programa educativo sobre sexualidad e indemnizará a la joven en 1.200 euros por los daños morales y las lesiones.